Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Miércoles 11 Febrero, 2015

Hoy juegan Limón ante Uruguay en el Juan Gobán a las 3 p.m. y a esa misma hora, en Pérez Zeledón se enfrentan AS Puma y Belén.
Curiosamente son los cuatro equipos que están en zona de descenso y por ende, los favoritos a ganarse el viaje a la segunda división.


Por ahora, el dueño del boleto es Limón; el que la tiene menos complicada es Belén, ocho puntos arriba de los limonenses, y el que más ha ascendido en las últimas jornadas es Uruguay, que con triunfos consecutivos frente a Saprissa y Puma, metió primera y “jaló p'arriba”.
Más que comentar las combinaciones aritméticas que se pueden dar terminados estos partidos cruciales en zona del infierno, me pica sugerir una variante que nace de la ausencia de partidos en el Estadio Nacional.
Salvo el clásico que se juega en el coliseo de La Sabana, sobre todo cuando Alajuelense es sede, prácticamente ninguno de los otros diez clubes utiliza la Joya para sus compromisos. Es de suponer que no les conviene económicamente o porque a sus relacionistas públicos y dirigentes no se les ocurre alguna travesura que varíe el entorno.
Fácil deducir que tanto el Juan Gobán como el Estadio Municipal de Pérez Zeledón lucirán semidesnudos en los compromisos de hoy. A pesar de que se disputan puntos claves, ni Uruguay, ni Belén son visitas atractivas para los aficionados locales.
Entonces es que se nos ocurre que eventualmente, programar una doble cartelera en el Estadio Nacional, cuando se presente en el calendario una situación idéntica, podría dejarle a estos clubes una recaudación más generosa a distribuirse entre los equipos “locales”, en este caso Limón y AS Puma. La programación podría presentarse por la tarde o por la noche.
Ejemplos: Limón vs. Uruguay a las 3 de la tarde y enseguida a las 5 p.m. Puma vs. Belén. También un juego puede empezar a las 5 p.m. y el otro a las 7 p.m., e incluso el primero a las 6 p.m. y el segundo a las 8 de la noche.
Una doble cartelera en el Estadio Nacional en pleno verano con cuatro equipos de escasa afición que están tratando de evitar el descenso, puede convertirse en un platillo apetecido para los aficionados capitalinos que podrían acudir al espectáculo en generosa cantidad.
Simplemente que las dirigencias de Limón y AS Puma se pongan de acuerdo, se cumplan los trámites y estamos seguros que la recaudación superaría y en mucho la que cada club sede podría obtener jugando en casa. Amén.

[email protected]