Logo La República

Viernes, 16 de noviembre de 2018



NOTA DE TANO


Nota de Tano

Gaetano Pandolfo [email protected] | Lunes 02 febrero, 2015


Es Paulo César Wanchope, el director técnico que querían Eduardo Li y Adrián Gutiérrez?
No.
De quererlo, lo hubieran nombrado titular hace rato.
¿Reúne Paulo César Wanchope las credenciales que pidió en su momento la Comisión de Selecciones Nacionales para escoger al sustituto de Jorge Luis Pinto y que hizo públicas en su momento?
No.
A don Paulo le faltan varios de los requisitos.
¿Se nombra a Wanchope como técnico de la Selección Nacional, dado el rechazo al cargo, de otros colegas del costarricense?
Sí.
Partiendo de la novela con Ricardo Gareca, quien vino, vio y rechazó y otros intentos fallidos con otros técnicos de nombre, renombre y sin nombre, no pudieron los encargados buscarlo y firmarlo para fichar al sustituto de Pinto y se decantaron entonces por Wanchope.
Contra el tiempo, con el agua al cuello y retrasados en la escogencia del nuevo timonel de la Tricolor, se fijaron un plazo al 31 de enero y el reloj los alcanzó en carreras y semidesnudos.
Así el interino se convirtió en titular.
Se archivó su paso discreto como técnico de Herediano y Uruguay y se desempolvaron sus réditos amarrados desde que sustituyó a “su amigo” colombiano, al frente del equipo de todos.
Dada la noticia de la escogencia de Wanchope, la prensa deportiva nacional se volcó a conocer las opiniones de los futbolistas costarricenses, los que estuvieron en el Mundial y los que juegan el campeonato.
Pregunto.
¿Existirá algún respetado colega que espere una respuesta negativa de uno solo de los jugadores?
¿Habrá un jugador costarricense que se oponga públicamente a la escogencia de Wanchope y así cerrar toda posibilidad de otra o una nueva convocatoria?
Estos sondeos sobran.
En lo personal y lo habíamos escrito en su momento, no tiene el mínimo sentido oponerse a la escogencia de Paulo César Wanchope; sería absurdo y desgastante sumergirse en un cuestionamiento innecesario máxime con tantos compromisos cercanos a escenificar.
Confiamos en que don Paulo César pueda controlar y manejar este club de amigos que lo respaldan con total lealtad, con la misma eficiencia y disciplina que su antecesor y que pueda con mucho trabajo reeditar sus éxitos.
Académicamente en temas de dirección técnica, Wanchope está a mucha distancia de Pinto, pero puede que su inteligencia emocional, muy superior a la del cafetero le alcance para hacer transitar a la Selección Nacional por la ruta del éxito.

[email protected]