Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Miércoles 31 Diciembre, 2014

La Nota de Tano selecciona como mejor futbolista de la temporada al mediocampista del Saprissa, David Guzmán.
Hemos escuchado en otros espacios que se escoge como mejor figura al también morado, Heiner Mora. Otros votan por Adolfo Machado y también por el portero Danny Carvajal, determinante en el cierre del certamen.
Partamos de que la lógica indica que el mejor jugador del torneo debe jugar con el campeón. Se dan excepciones cuando un futbolista de otro plantel ha tenido una campaña sobresaliente pero no es el caso en el campeonato local.
A un Yendrick Ruiz o un Patrick Pemberton, figuras destacadas de Herediano y Alajuelense en el Invierno, no les alcanza para desbancar a algún jugador del bicampeón nacional.
Carvajal, Machado, Mora e incluso Deyver Vega merecen ser destacados, pero la Nota de Tano escoge a Guzmán por lo que su fútbol representó dentro del engranaje del equipo.
Un portero puede ganar partidos, como lo hizo Carvajal ante Alajuelense en el juego de vuelta; un defensa carrilero como Mora puede colaborar con jugadas determinantes y hasta goles decisivos en etapas cruciales de competencia.
Un defensa como Machado puede convertirse en el líder deseado en la parte fundamental del torneo. Un jugador como Deyver Vega metió goles decisivos en etapa clave del certamen.
Si repasamos estos sucesos, podemos concluir que estos jugadores se lucieron básicamente en el cierre del campeonato, pero no estamos seleccionando al mejor futbolista de la segunda fase, sino al mejor, al más regular, al que más le dio al equipo en TODA la competencia y ese fue David Guzmán.
Los números que hizo públicos la sección deportiva de LA REPÚBLICA, del rendimiento del Saprissa cuando jugó Guzmán y el que tuvo cuando David estuvo ausente por lesión, son elocuentes.
Un equipo de fútbol lo forman 11 jugadores, es una disciplina colectiva, pero mentira que dentro de una alineación todos asumen iguales responsabilidades tácticas.
El trabajo de un portero, es difícil compararlo con el de un defensa lateral; un centro delantero suma más peso que un puntero.
Somos del criterio que tácticamente el fútbol del Saprissa giró y se movió sobre lo que aportó en la cancha David Guzmán. Él fue el eje, el punto central de la alineación sobre el que giró el resto del equipo. Guzmán no fue bueno o acertado por ratos, por chispazos, por goles aislados o tapadas ocasionales. Fue excelente TODO el torneo; fue el punto vital del equipo.

[email protected]