Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Sábado 13 Diciembre, 2014

Fortalezas y carencias de los finalistas.
El par de “tortas” de Daniel Cambronero, que dejó escapar bajo sus guantes dos balones que debió retener, no provocaron tanta trascendencia como los yerros de Danny Carvajal, por meras situaciones de cada partido.
Herediano ganaba con soltura cuando falló su portero, situación que no se dio en el Saprissa. Carvajal llega motivado por los sucesos del par de clásicos, pero es más fuerte el Team en ese departamento.
De todos los defensas que van a la final, el que más se lució en semifinales fue Adolfo Machado, un marcador tenaz, quien no tiene, sin embargo, la sobriedad de Pablo Salazar. El binomio de Pablo con Cristian Montero es fortísimo. La ventaja morada es que sus variantes en zona central de retaguardia han tenido más actividad que la florense, limitada al par de centrales mencionados, más Francisco Calvo. Keyner Brown solo ha jugado un par de partidos y José Garro fue archivado.
Por los carriles está mejor Herediano: Dave Myrie, el mismo Calvo, Alexander Larín, Marvin Obando, incluso Ricardo Blanco, suman un mejor torneo que Jordan Smith, ni que decir el resto de habitantes de la zona izquierda del campeón, martirio del campeonato.
En nuestra Nota de este jueves analizamos el trabajo de los mediocampistas de marca, dos parejas tácticas y bien posicionadas: Guzmán y Golobio en el Saprissa; Granados y Gómez en el Team. El par herediano es intocable; el morado en ocasiones varía, cuando Jeaustin Campos da paso a Manfred Russell.
Luego viene la ensaladera de los creativos, de esos que algunos llaman: volantes por fuera; de Mora, Estrada, Vega, Colindres, Escoe en la nómina monarca y Scott, Ramírez, Sánchez, Josimar, Aguilar en la florense. Normalmente del desempeño de estos hombres, generadores del fútbol, bujía de las oncenas, depende el resultado final de la serie.
En ataque, el equipo de Jafet Soto presenta un binomio explosivo, letal en la sorpresa, punzante con Yendrick Ruiz y picaresco y colmilludo a ras del césped con Mambo Núñez, además, un relevo fuerte, Pedroza, con una contraparte formada por David Ramírez, Ariel Rodríguez y Carlos Saucedo, los dos primeros livianos pero técnicos, dribladores y verticales, desafiantes, más el artillero boliviano normalmente acertado en la cita con los cordeles.
No tenemos favorito en la final; el Herediano perdió esa credencial después de que Saprissa eliminó a la Liga; y como dicen los que más saben aunque no sepan nada: la final está abierta.

[email protected]