Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 2 Diciembre, 2014

El seguidor del Deportivo La Coruña que murió el domingo en Madrid durante una reyerta, falleció como consecuencia de los golpes provocados posiblemente por una barra de hierro, según determinó la autopsia, en una jornada en la que la Policía aseguró que no conocía el desafío entre los ultras.
“Traumatismo craneoencefálico con hemorragia interna y estallido de víscera maciza, bazo, provocado posiblemente con barra de hierro de 2,5 centímetros de grosor”, arroja la autopsia de Francisco Javier Romero, alias Jimmy.


Los hechos ocurrieron cuando unos 200 ultras del Atlético de Madrid y del Depor, estos últimos apoyados por otros grupos ultras de ideología similar, se enzarzaron en una reyerta tras retarse supuestamente por WhatsApp.
La Policía detuvo a 21 implicados, 12 de ellos del Riazor Blues, seis del Frente Atlético, dos de los Bukaneros, y uno del Alkor Hooligans, según detalló el secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez.
Ocho de los arrestados tienen antecedentes policiales y el fallecido también cuenta con antecedentes, en concreto nueve entre 2001 y 2013 por riña tumultuaria, daños contra la salud pública, malos tratos y robo con fuerza y con violencia.
La Policía afirmó que no tenía constancia de que ultras del Deportivo iban a llegar a Madrid con la intención de encontrarse con seguidores del Atlético, ya que se retaron por WhatsApp y además alquilaron los autobuses en Lugo y llevaban un coche lanzadera que viaja adelante para detectar presencia policial.
Los investigadores sí tenían constancia de que unos 30 seguidores ultras del Deportivo adquirieron entradas para el partido, pero no de que fuesen a desplazarse a Madrid en gran número o que se hubiesen retado con los seguidores del Atlético. Sin embargo sí lo hicieron, en concreto 130, que planificaron poder llegar a Madrid varias horas antes del partido para encontrarse con los seguidos del Atlético, según las fuentes.
Martínez confirmó que “hubo una intención deliberada para escapar del control y de la protección de la Policía” y que las entradas que compraron los radicales del Depor para el partido las adquirieron en “un segundo canal de distribución”.
Luego trascendió que la Federación de Peñas del Deportivo de la Coruña vendió unas 100 entradas a ultras del Riazor Blues.
El cadáver del aficionado del Deportivo llegará hoy a la Coruña para ser velado en el tanatorio Albia antes de ser trasladado al cementerio de Feáns.

[email protected]