Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Sábado 29 Noviembre, 2014

Limón dictará sentencia y Carmelita tiene la palabra.
A los del Atlántico les toca decidir si se programa el clásico en semifinales y lo único que tienen que hacer es perder con el Cartaginés.
¿Qué les parece?
Solo tienen que perder con el Cartaginés.
Para tratar de lograrlo, los directivos de Limón trasladaron el juego con los brumosos del estadio Juan Gobán al Fello Meza, por un monto millonario. Más de un millón de colones de pago, es un pago millonario.
Los jugadores del equipo verde se opusieron pero, donde manda capitán no manda marinero. Mucho menos en un puerto.
Contra Herediano, Limón también tenía que jugar en su estadio. Igual, sus futbolistas lo pidieron, porque el equipo está en posiciones de descenso. Algunos de ellos expresaron su disconformidad y llegaron a decir que si Limón desciende, será fácil señalar a los responsables.
El capitán ordenó a los marineros jugar en Heredia y regresaron a Limón con cuatro pepinos en contra y unos pocos billetes a favor. Además, se estacionaron a tres puntos del último lugar, cuando quizá se pudieron escapar a seis de diferencia.
Ahora, si Limón decide que no habrá clásico en semifinales y derrota al Cartaginés en el Fello Meza, la palabra a la misma hora la tendría Carmelita.
Si los discípulos del carismático Guilherme Farinha repiten lo mismo que Limón decidió hacer con Cartaginés y vencen al Saprissa, se programa el clásico. Pero, si Limón gana y Carmelita pierde: no hay clásico.
Bueno… si hay clásico, pero sería el otro.
El llamado clásico del buen fútbol entre Herediano y Saprissa.
En todo caso y no importa las combinaciones que se den depende los resultados, lo cierto es que se clasificaron a las semifinales otra vez los cuatro grandes y no hubo intrusos, como el Verano pasado que se metió la Universidad.
Escuchando las entrevistas a los futbolistas de los cuatro equipos semifinalistas, cajoneras hasta el éxtasis del aburrimiento, coinciden con plena sabiduría en que las “semifinales son otra cosa”; en que “se empieza de cero”; de que “ya le ganaron al otro”, y lo más elocuente: en que “todo puede pasar”.
Repasemos el Invierno.
Saprissa derrotó a Herediano y la Liga.
Herediano derrotó a Saprissa y la Liga.
Cartaginés derrotó a Saprissa y Herediano.
Alajuelense derrotó a los tres.
Y como narra Daniel Quirós en Teletica cada vez que se cobra un tiro libre: ¡se abre el abanico de posibilidades!
La bronca con este equilibrio de fuerzas es saber para quién.

[email protected]