Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Sábado 15 Noviembre, 2014

Una de las enormes ventajas que suma esta Selección Nacional de fútbol que se paseó invicta por el planeta durante 12 confrontaciones internacionales, que incluyó como parte dorada su participación en el Mundial de Fútbol, es la edad promedio de sus jugadores.
Aparte de que es un equipo muy joven, detrás suyo vienen figuras que se abren paso con gran protagonismo y que saben que si se convierten en verdaderos profesionales, con toda la parte integral que ello conlleva, se les van a abrir las puertas de Europa, Asia, América y otros continentes, para proyectarse y asegurar el futuro económico de sus respectivos entornos.
En el fútbol moderno no hay tiempo para portarse mal; los George Best, Paul Gascoigne, Garrincha, Corbata, Burrito Ortega, Adriano, Eliseo Quintanilla y otros pésimos ejemplos de profesionalismo, que parece alcanzan a una de las nuevas contrataciones internacionales del Alajuelense, no caben en el deporte profesional actual.
La base de la Tricolor es joven, tanto que tienen cuerda hasta para un par de mundiales más sin mayor problema; está completa por edad, la Selección que se consagró cuarto lugar en Egipto, varios de sus integrantes ya estelares con Wanchope y Pinto.
Cristian Gamboa, Óscar Duarte, Bryan Oviedo, Yelstin Tejeda, Juan Bustos, Johan Venegas, David Guzmán, Joel Campbell, David Ramírez, Myron George, Marco Ureña y otra camada de menor protagonismo en las últimas actuaciones de la Tricolor, son veinteañeros de categoría.
También forma un bloque fuertísimo donde figuran futbolistas, algunos cerca y otros lejos de los 30 años: Keylor Navas, Daniel Cambronero, Dave Myrie, Pipo González, Junior Díaz, Whaylon Francis, Celso Borges, Bryan Ruiz, Cristian Bolaños.
Y los veteranos son “jóvenes ilustres” con largo sendero por delante: Patrick Pemberton, Roy Miller, Johnny Acosta, Esteban Granados, Michael Barquero, Álvaro Saborío, Randall Brenes, etc., etc.
Y en los clubes empujan jugadores seleccionables en una extensa lista de mano de obra de buena calidad, listos para mejorar sus condiciones bajo la batuta del nuevo director técnico de la Selección Nacional.
Esta Costa Rica invencible en la temporada 2014, suma esta virtud. Es un grupo extenso de jugadores que van de entrada y no de salida, escenario ideal para ponerse bajo el mando de un maestro del fútbol que los pula y los haga brillar. La enorme responsabilidad de nuestra dirigencia, es hallar y acertar con el nombramiento del escultor.

[email protected]