Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 13 Noviembre, 2014

¿Merece el calificativo de revancha el juego de esta tarde entre Uruguay y Costa Rica?
Mi respuesta es negativa.
Un juego amistoso jamás puede tener la trascendencia de un duelo de Mundial y si en Brasil, Costa Rica derrotó a Uruguay 3-1, lo de hoy en el Centenario debería tener otro entorno.
Sin embargo, puede que no sea así; puede ser que el amistoso se caliente y que los charrúas lo asuman con actitud de revancha.
Decimos esto porque ayer México derrotó 3-2 a Holanda en el Amsterdam Arena, en un juego que tuvo todos los ingredientes de revancha.
Los discípulos de Miguel Herrera querían “sacarse el clavo” de la derrota que les metió Holanda en octavos de final de Brasil, cuando los tulipanes ganaron gracias a un dudoso penal y a fe que lo lograron.
Con dos goles de Carlos Vela, que volvió a la estelaridad en el Tri, tras dos años de negarse a integrar el seleccionado y otro del “Chicharito” Hernández, los verdes derrotaron a los tulipanes en lo que fue calificado como partidazo.
Hoy Uruguay puede entrar con sed de revancha y si Costa Rica se le para y le juega de tú a tú, podríamos estar en presencia de otro partidazo. Será el primer juego de la “celeste” como local después de Brasil y solo la presencia de su ídolo Luis Suárez en la titularidad, después de la larga polémica y la fuerte sanción recibida por el publicitado mordisco a Chiellini, les da sentido a los locales para abarrotar el mítico Centenario.
Óscar Tabárez anuncia pocas caras nuevas en su formación estelar y se centra la atención en el joven mediocampista del River Plate argentino, Carlos Sánchez. Paulo César Wanchope, fiel a su estilo agresivo, presentará un 4-2-3-1, donde el ariete Álvaro Saborío será alimentado por un tridente que formarán Joel Campbell, David Ramírez y Bryan Ruiz; a espaldas de estos Celso Borges y Yeltsin Tejeda y atrás la línea de cuatro con Gamboa, Pipo, Duarte y Junior. En el marco Keylor Navas.
El ritmo y la emoción de este amistoso lo debería imponer Uruguay, igual a lo que hizo México ante Holanda.
Si los charrúas le entran al juego con deseos de revancha, vamos a tener un gran partido porque Costa Rica tiene con qué responderles, esperarlos, sostenerlos y hasta superarlos.
Pero si las “estrellitas” locales le dan al juego ese calificativo de amistoso y llegan a pasear, probablemente los ticos se les van a acomodar y estaríamos en presencia de un juego insulso e intrascendente. Esperamos, suceda lo primero.

[email protected]