Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 4 Noviembre, 2014

Cada vez que Jafet Soto habla manda un desafío.
Como que está peleado con alguien o con varios y quiere demostrar algo.
Cuando Herediano se clasificó a los cuartos de final de la Concachampions, manifestó que a su equipo nadie lo quería de rival por ser el más incómodo.
Cuando el Cartaginés les ganó 4-2 no le dio mérito al rival y dio a entender que el Team cayó por desconcentraciones propias, lo que provocó un incidente en la conferencia de prensa con un colega de radio.
A cada rato dice que los rivales no quieren que Herediano se clasifique porque es demasiado incómodo.
Ahora que el Team ya está en zona de clasificación, después de derrotar al Saprissa y antes a la Liga, lo primero que dijo el técnico rojiamarillo fue que: “Para mala fortuna de muchos ahora nosotros estamos en zona de clasificación y vamos por el liderato”.
¡Tiemblen porque llegó el Herediano!
Esto es lo que da entender Jafet cada vez que su equipo logra un triunfo o da un paso relevante en las competencias en que participa.
Es curioso este comportamiento de Soto, no utilizado por técnicos que están en zona de clasificación: Óscar Ramírez, José Giacone, Jeaustin Campos, incluso Mauricio Wright, decapitado ayer en el Cartaginés, hacen referencia o le meten miedo a sus rivales cuando sus discípulos logran victorias relevantes.
Solo Jafet tiene un ojo en su equipo y el otro en los demás y cada vez que habla, amenaza que como Herediano se está metiendo en la pelea o ya está adentro, sus colegas deberán consumir tafil para poder afrontar el compromiso de las semifinales.
Extraño el comportamiento del estratega florense, porque en los previos del Torneo de Invierno, el 80% de la prensa deportiva nacional seleccionó al Herediano como futuro campeón nacional por lo poderoso de su nómina, de manera que si ahora el Team viene arrasando en el certamen y ganando sus juegos pendientes, no es ni para lanzar las campanas al vuelo, pues son resultados lógicos, ni para que su entrenador diga que todo el mundo está asustado y menos para que a sus colegas les dé una diarrea ininterrumpida al tener que lidiar —ahora sí—, con tan temible enemigo.
Que Herediano se clasifique a semifinales no es noticia, es costumbre, de manera que nadie está temblando y simplemente queda esperar el orden de la clasificación para ver cómo se reparten los juegos de ida y vuelta, escenario donde el Team ha sido por siempre protagonista.

[email protected]