Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 29 Septiembre, 2014

Mérito y aplausos para Guilherme Farinha.
Su ya largo recorrido como estratega del Carmelita rinde dividendos y por eso ayer, valoramos en el Morera Soto a un equipo que sabe lo que está haciendo o lo que se debe hacer dentro del terreno de juego.


Se supone que los partidos los ganan los futbolistas, porque el director técnico no juega, pero se presentan cotejos donde se mira y se nota la mano del entrenador que hace posible la victoria y este fue el caso del Carmelita y Saprissa de ayer.
Podríamos empezar el comentario con una pregunta.
¿Qué se hizo ayer Juan Bustos Golobio, el futbolista de moda del Saprissa?
¿Qué hizo Carmelita para desaparecerlo del mapa?
Fue en la zona de máquinas donde los discípulos del lusitano se lucieron siguiendo las indicaciones en el vestuario. Desde el primer minuto, los anfitriones presionaron en esa franja con un futbol pegajoso e incómodo que plantaron Víctor Chavarría, Verny Ramírez, Bryan Solórzano, acuerpados por los laterales Ignacio Quesada y Pedro Leal e incluso el aporte de Angelo Padilla que más que ariete, fue un volante de más.
Si el Saprissa se vio absolutamente inofensivo en la primera parte, fue porque el rival lo amarró tácticamente y esa táctica fue ordenada por el técnico carmelo, quien además, se lució después de que su equipo abrió el marcador —con mucha suerte porque en esos minutos jugaba mejor el Saprissa—, con las variantes que ordenó para sostener la mínima ventaja.
Después del gol carambolístico de Chavarría, aprovechándose del yerro mayúsculo repartido entre el portero Danny Carvajal y Keylor Soto, el técnico morado Ronald González movió sus fichas con dos variantes casi simultáneas y entraron Arauz y Angulo, pero como dicen por ahí, Farinha “no se volvió loco”. Sus muchachos seguían bien parados y cumpliendo sus instrucciones, de ahí que se dio el lujo de sostenerse 15 minutos más con similar formación, (había entrado Zúñiga por Solórzano luego del gol), hasta que en el cierre metió a Eduardo Gómez a cerrar la fábrica y a Andrey Ugalde para no renunciar al contraataque.
Desde que don Guilherme, elegantemente vestido ayer en La Catedral, se hizo cargo de la dirección técnica de Carmelita, el cuadro de la barriada eriza juega bien al fútbol y es uno de los equipos más atractivos del campeonato.
Si escribimos que Farinha derrotó ayer al Saprissa 1-0, no estaríamos especulando y menos mintiendo. Su estrategia fue certera y vencedora.

[email protected]