Logo La República

Sábado, 15 de diciembre de 2018



NOTA DE TANO


Nota de Tano

Gaetano Pandolfo [email protected] | Miércoles 27 agosto, 2014


Los hijos de italianos calabreses que nacimos en Costa Rica y que somos un montón, estamos felices por el fichaje de Giancarlo González por el Palermo, un club histórico del sur de Italia, zona geográficamente hermosa pero pobre económicamente.
Ya conocemos la emotiva historia que escribió Diego Armando Maradona con el Nápoles, club con que el “Pelusa” reivindicó el fútbol del sur italiano, humillado por las potencias del norte: Milan, Inter y Juventus que miran a los clubes del sur de los hombros para abajo. Igual o peor sus seguidores.
Roma es aparte; más del sur que del norte, los dos grandes clubes de la capital italiana, la Roma y la Lazio se contentan con destrozarse entre ellos, se odian y se autoaniquilan y convierten el derbi romano en un batalla campal que supera en adrenalina y revancha el más pintado clásico argentino entre River y Boca.
Roma se estaciona como en el medio de la tormenta: el norte es de los ricos, el sur de los pobres; clubes del norte como Génova, Bologna, Venecia e incluso la Fiorentina juegan como “segundones” de la tripleta grande y en el sur, el Nápoles rompió con Diego todos los esquemas, ganó el scudetto y los fanáticos napolitanos bien calientes con sangre de puerto, también elevaron al “diez” argentino a los altares.
Nápoles ha estado entre los cinco primeros lugares en el calcio las últimas temporadas; en las temporadas que fueron de 2005 a 2011 el Palermo, donde ahora jugará el Pipo González le aportó al fútbol italiano una nómina de respeto donde estuvo el portero Sirigu, los internacionales Barzagli, Balzaretti, Miccoli, Cassani y Nocerino, el argentino Javier Pastore y otros futbolistas de primer nivel que enseguida fueron tentados por los dólares de los grandes.
Palermo no se pudo sostener, fue desangrado y descendió a la segunda división para la temporada 2013, en la que habitó solo un año.
Ahora, el Palermo retorna a la máxima categoría y Giancarlo González será el defensor central de este club histórico y tradicional que representa al sur del fútbol italiano, con la esperanza de que Pipo pueda aportar su cuota de talento y calidad, como en su momento lo hizo Diego en el Nápoles.
Los costarricenses de sangre calabresa, sin ser de Palermo, nos sentimos ahora representados en el calcio por nuestro compatriota Giancarlo González. El muchacho de Hatillo tiene clase y va a triunfar; firmó por cuatro años... ¿se lo llevarán pronto los cocos del norte?.

[email protected]