Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 22 Julio, 2014

Apenas empezaron a circular los rumores de que Jorge Luis Pinto puede dejar de ser el técnico de la Selección Nacional, recibimos un comentario de Roberto Rojas que cobra actualidad.
Dijo Rojas: “Don Tano, dado que Pinto no parece ser que quiera extender la relación contractual con CR, sería importante pensar en alternativas. Me imagino que ya se está haciendo, pero quisiera mencionarle a usted un nombre a ver si le parece y, de ser así, a su vez lo mencione en su prestigiosa columna. El nombre es Dunga.


Un entrenador de pantalón largo, con una filosofía similar a la de Pinto, férreo, de disciplina y línea de juego parecida a la actual. Además debe estar hambriento de la forma tan poco elegante con que salió de la palestra mundial. Podría ser que, por las limitadas capacidades económicas de la FCF acepte aventurarse a fin de volver a figurar.
Y no habría mucha “learning curve” de parte de nuestros jugadores”.
Ya vio, don Roberto, parece que en Brasil leyeron primero su comentario.
También nos escribió José Vinicio Fontana, un extenso y rico comentario de sus conclusiones del Mundial Brasil 14, de las que entresacamos algunos conceptos.
“El campeón: Alemania, no tengo mucho que externar… Ganó el mejor!!! El orden, la disciplina y la organización puestos al servicio del fútbol. Nota curiosa: En los dos mundiales que nuestro país fue sorpresa (Italia-90 y Brasil-2014), el campeón fue Alemania.
La sorpresa como equipo: no hay duda alguna, yo vivo en el país que fue representado por esa Selección, mi amada Costa Rica. Mención de honor: Colombia, un extraordinario nivel futbolístico pero su miedo a la camiseta de Brasil, les privó de llegar a instancias más altas y Argelia que practicó un fútbol fresco y agradable a la vista.
La decepción como equipo: mi medalla de oro es para España, que como campeona defensora y con un equipo lleno de “estrellas”, no pasó de la I Fase. Medalla de Plata: Brasil. Esta “selección” mostró el lado oscuro del fútbol de ese país y se dio del lujo de pisotear su rica historia futbolística. Convirtieron el “Maracanazo” en una anécdota y además, nos presentaron jugadores infames que destruyeron el prestigio de sus antecesores: Fred, Jo, Hulk, Paulinho, Julio César, Bernard y que lo único que hicieron bien, fue llorar, llorar y llorar. Al final, solo lo que tenía este “rejuntado” de Brasil, era su uniforme”.

[email protected]