Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 21 Julio, 2014

Saprissa jugó ayer con línea de cuatro y Alajuelense con un planteamiento más similar al de la Selección Nacional. Tres centrales y dos carrileros.
Ya los analistas escribieron que uno de los sucesos tácticos más atractivos del Mundial en Brasil fue que varias selecciones retornaron al sistema de líbero, incluyendo la semifinalista Holanda y la revelación, Costa Rica. Alemania y Argentina, finalistas de la competencia jugaron línea de cuatro, como el Saprissa.


Ronald González paró a Smith, Waston, Badilla y Barquero en retaguardia; Óscar Ramírez a Palma de líbero; Gutiérrez y López como marcadores centrales; Salvatierra y Soto en los carriles. Personalmente siempre me ha gustado más este sistema y lo decimos desde la prehistoria. El jugador costarricense se acomoda mejor a la línea de tres que a la de cuatro, aunque Saprissa, al campeonizar, nos afirma lo contrario.
Un detalle táctico es que jugar con línea de tres, permite que se utilice solo un medio de marca; caso de Yeltsin Tejeda en la Tricolor, claro que arropado por otro volante mixto, tipo Celso Borges. La Liga ayer, a pesar de formar con carrileros y tres centrales, plantó dos volantes de marca, Juan Gabriel Guzmán y Ariel Rodríguez y por ahí (digo yo), el Machillo pierde una pieza en creación y ofensiva.
Jugar con Guzmán y Ariel, por citar el caso de ayer, limita espacio para jugadores tipo Allen Guevara y Osvaldo Rodríguez de mayor vocación ofensiva.
Ronald González en cambio, pareció o simuló ser más agresivo tácticamente, porque a la línea de cuatro le agregó un típico volante de marca como David Guzmán, pero el otro se parece más a Celso Borges que a Juan Gabriel Guzmán y es Manfred Russell.
Se puede especular que el Saprissa después de que recupera el balón, cuenta o contó ayer con cuatro hombres en posiciones de ataque: Estrada, Vega, Arauz y Saucedo, en cambio la Liga solo suma tres: Venegas, Sánchez y Alonso.
Si Alajuelense “elimina” a uno de sus volantes recuperadores, Ariel o Guzmán y da paso al “Cusuco”, por ejemplo, probablemente tendría mayor presencia ofensiva. Ayer el Alajuelense conquistó la Supercopa; de nuevo Óscar Ramírez se salió con la suya, otra vez le funcionó “su sistema”, de manera que lo que comentamos no deja de ser una observación táctica de un periodista aficionado, para sacarle el jugo a un discreto partido que no tuvo en el público la atracción que se esperaba.

[email protected]