Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Sábado 28 Junio, 2014

Por una curiosa circunstancia, una vez finalizada la Segunda Guerra Mundial, el calendario del Mundial de Fútbol quedó instalado en el mismo año de las elecciones presidenciales en Costa Rica.
Futbolísticamente la historia se inició con el famoso Maracanazo en 1950 en Brasil y políticamente con la elección de don Otilio Ulate como presidente del país, luego de los sucesos de la guerra civil del 48.
Desde entonces, en el mismo año del Mundial, se celebran en Costa Rica las elecciones presidenciales.
El 2014 marcó en la vida política del país un cambio; el tradicional bipartidismo sufrió una aplastante derrota en las urnas y asumió el Gobierno un nuevo conglomerado político.
En cuanto al fútbol, este año nos regala la revolucionaria actuación de la Selección Nacional en el Mundial de Brasil que ha puesto el nombre de Costa Rica en las portadas de los medios de comunicación de todo el mundo.
Costa Rica derrotó a Uruguay, venció a Italia y empató con Inglaterra, ganó el Grupo de la Muerte y es favorita para derrotar a Grecia en los octavos de final del torneo. Primera vez en la historia, que una Selección Nacional es señalada como favorita a vencer en un juego de Copa del Mundo.
Este honor se lo ganaron los futbolistas y el cuerpo técnico con un trabajo memorable en los partidos del grupo.
El momento es idóneo para que en esta ocasión, la política repita la hazaña del fútbol. Es una etapa clave y determinante en la vida del país para que los gobernantes hagan lo mismo que los futbolistas y que su líder, el Presidente, reedite en la casa de gobierno el trabajo titánico, la responsabilidad, la disciplina y el esfuerzo que el director técnico de la Tricolor, Jorge Luis Pinto puso en práctica en el zacate.
Recuerdo, hasta con cierta gracia, como los dirigentes del Alajuelense se tardaron más de la cuenta en renovarle el contrato al mismo señor Pinto, después de que los hizo campeones, mientras hacían un sondeo entre sus estrellas, heridas y lastimadas porque el colombiano ordenaba entrenamientos “muy duros”.
Bueno, en Brasil hemos visto a qué llevan esos entrenamientos duros, exigentes, que buscan el orden y la perfección. El fútbol de Costa Rica es la admiración del planeta fútbol y si se pudo en fútbol, debe poderse en política.
Más de un millón de compatriotas votaron por un cambio. Don Luis Guillermo Solís ya cuenta con un hermoso ejemplo a seguir; agarre fuerte el timón de la nave y no espere para tomar decisiones sondeos complacientes entre los vagabundos.

[email protected]