Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 24 Junio, 2014

Tiene razón José Mourinho cuando afirma que los dioses le dieron la espalda a Inglaterra en este Mundial; es cierto lo que afirmó el capitán de la selección inglesa, Steven Gerrard de que vio a sus compañeros jugar bien pero no se dieron los resultados.
Personalmente considero que esos tres negritos ingleses que juegan adelante son espectaculares, de hecho son el gran futuro de esta selección, pero les faltó cuajar en las redes muchísimas situaciones de gol que provocaron: Daniel Sturridge, Danny Welbeck y Raheem Sterling son tres Joel Campbell unidos en una línea de ataque, con lo que eso significa en velocidad, pique, desafío y fantasía de juego.
Se complementan con el niño malo, Wayne Rooney en una línea de metralla que se presentó desafiante, pero que por diferentes circunstancias propias de un juego como es el fútbol, no carburaron en el Grupo D, para beneficio de Costa Rica, integrante de ese bloque.
Y expresamos beneficio, porque otro gallo pudo haber cantado para el partido de hoy si los ingleses se hubieran presentado con posibilidades de clasificación. En todo caso y como se dieron los resultados en ese Grupo, Costa Rica sacó la faena sin importarle un comino las peripecias y vericuetos de los ingleses.
Lo lindo del fútbol y de una Copa del Mundo, es también analizarlo e Inglaterra, con su estruendoso fracaso es digno de ello.
Al técnico Roy Hodgson lo crucificaron sus colegas de la Liga Premier, por ubicar a Rooney detrás de los tres “negritos”; si se observa con detenimiento como jugó Inglaterra contra Italia y Uruguay, vimos a Sterling abierto por la derecha; a Sturridge como delantero centro y recostados en la izquierda, Welbeck y un poco más atrás, Rooney.
Los entrenadores ingleses consideran que están colocados al revés y que Rooney debe ser punta y los tres pimentosos delanteros jugar a su espalda. El sistema táctico que ordenó Hodgson ha sido vapuleado en la prensa inglesa, pero sin embargo el técnico ha sido ratificado hasta la Eurocopa, porque —lo presumo— en Inglaterra huelen como lo dice Mourinho, Gerrard y este humilde columnista, que cuentan con un equipazo presto a reventar en una siguiente competencia.
Vamos a ver cómo les va a los gigantes del Mundial, a los ticos de Jorge Luis Pinto, ya clasificados, contra un rival descalificado que le podrá servir de excelente “sparring”, y que Costa Rica amarre conceptos tácticos para lo que sigue: los octavos de final.

[email protected]