Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Viernes 20 Junio, 2014

Como fanáticos de la selección italiana, pretendemos conocerla y nos resume un equipo repleto de virtudes.
Italia tiene una cultura de juego que se basa primordialmente en tener posesión de la pelota, siguiendo el viejo adagio de que si tenemos el balón, el rival no nos puede hacer daño.
Mirar a Italia “salir jugando” es un placer a la vista porque los componentes de su retaguardia han sido educados a no botar la pelota. Este es uno de sus fuertes.
La selección italiana procura siempre que el balón le llegue a sus futbolistas pensantes, liderados por Andrea Pirlo, pero son también grandes conductores, Daniele De Rossi, Claudio Marchisio y Antonio Candreva, aunque perdieron en la recta final de prácticas a Ricardo Montolivo.
La cintura “azzurra” es lo más fuerte del equipo junto con Gianluigi Buffón y claro que la potencia de Mario Balotelli.
La lesión de última hora de Mattia De Sciglio, lateral por la izquierda, obligó al técnico Prandelli a “improvisar” de nuevo en esa franja a Giorgio Chiellini, la torre de la Juventus que luce mejor en el centro junto a Leonardo Bonucci.
El italo argentino Gabriel Paletta sustituyó a Chiellini contra Inglaterra y fue punto flojo de los tetracampeones del planeta. Frente a Costa Rica, todo indica que se vuelven a juntar Bonucci y Chiellini por el centro y jugarán como marcadores de punta, Ignazio Abate y Matteo Darmian del Torino.
Italia juega un 4-4-1-1 que es el sistema táctico que prefiere don Césare: Candreva, De Rossi, Marchisio y Verrati forman la cintura y Pirlo se acomoda a la espalda de Balotelli para catapultar sus letales contraataques a las espaldas de los defensores rivales. Los servicios mágicos de Andrea a las fugas de Candreva por la derecha y Marchisio o Verrati por la izquierda son otro punto fuerte de los italianos, porque atacan por los costados y buscan los cierres del potente Súper Mario.
En caso de que los partidos se compliquen, si hay que amarrar un resultado y tirarse atrás a aguantar y sufrir, otra “especialidad” de este equipo, recurren a Thiago Motta o Andrea Barzagli y si el resultado es adverso y hay espacio para revertirlo, Prandelli cuenta con un binomio explosivo en ataque que forman Ciro Immobile y Lorenzo Insigne, capaces de marear a la defensa mejor pintada.
Jorge Luis Pinto conoce todo esto de memoria y está capacitado junto con sus discípulos a limitar tantas virtudes de su rival de turno e intentar otra campanada.

[email protected]