Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 3 Junio, 2014

Cuando Costa Rica se enfrente a Uruguay y a Inglaterra en el Mundial, Gaetano Pandolfo irá a muerte con la Selección Nacional.
Solamente un tieso de mente con grandes toneladas de estupidez puede creer que como Tano vaticinó que la Tricolor no va a ganar, ni empatar ninguno de sus partidos en Brasil, va a querer que pierda y estará en favor de charrúas e ingleses.
Perdonen que escriba fuerte pero hay que ser demasiado idiota para pensar así.
Contra Italia ya expresé mi opinión y quiero ser tajante.
Si Costa Rica enfrentaba a Italia en el tercer partido del grupo y no en el segundo y las dos selecciones necesitaban el triunfo para clasificarse, mis sentimientos se vuelcan hacia los italianos. No puedo traicionar mis sentimientos y mi corazón late más azul que tricolor. En este caso específico, la sangre le gana a la tierra.
Pero, Italia y Costa Rica van a jugar el segundo partido del grupo y entonces, Gaetano Pandolfo se puede “acomodar”, asunto que detesto. Si Italia le gana a Inglaterra el primer partido, me encantaría un empate entre ticos e italianos, máxime si la Selección Nacional pescó algo ante Uruguay.
Es incómoda la posición del periodista cuando se expresa de acuerdo con la realidad: Costa Rica está en el Grupo de la Muerte, enfrenta a tres excampeones del Mundo y las casas de apuestas de todo el planeta nos hunden en los últimos cinco lugares de las 32 selecciones en competencia.
Se debe respetar la opinión de los colegas que consideran que Costa Rica tiene fútbol y equipo capaz de avanzar a la segunda ronda. Ellos confían que con Navas, Pipo, Celso, Bryan, Bolaños y Campbell por citar a la elite del grupo podemos sacar petróleo en los pozos de los excampeones mundiales. Muchos opinan de buena intención, tienen fe y están ilusionados. Es loable su intención. Pero otros, la mayoría, le van a Costa Rica por puro negocio y simplemente presentan como muy bueno un producto que en realidad no lo es. Trabajan en empresas que reciben millones de millones de colones promoviendo una marca que se llama Selección Nacional y son consecuentes —no todos—, con esos ingresos.
Estos periodistas deportivos jamás podrán ser calificados como traidores a la Patria, como me etiquetó después de Italia 90 el hermano de Gabelo Conejo.
El tema pasa por una cosita que se llama conciencia.
La tengo tranquila; sigo en la palestra, 24 años después.
¿Podrán los NO traidores decir lo mismo?

[email protected]