Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Miércoles 28 Mayo, 2014

Óscar Ramírez es un técnico triunfador e indescifrable.
Sus títulos certifican lo primero; sus decisiones técnicas y tácticas lo segundo.
La dirigencia del Alajuelense decidió darles libertad a sus jugadores Kenneth García, Jorge Davis y Alejandro Alpízar. Ninguno fue renovado en la nómina para la nueva temporada.
Entonces, me encantaría conocer qué continuidad tuvieron, principalmente los dos primeros jugadores en la nómina rojinegra.
¿Cuántos minutos jugaron; cuántos juegos como titulares; cuántos partidos seguidos, acumularon el “Coco” García y Davis con el Alajuelense, para hacerse “merecedores” de su exclusión?
Quizá nuestros colegas y estadígrafos Cristian Sandoval y Gerardo Coto tengan a mano estos datos, pero de memoria no resulta complicado repasar que la historia de García y Davis en el Alajuelense, no varía mucho de otros de sus compañeros, limitados por razones estratégicas a la estelaridad en la nómina del equipo.
En una entrevista en Al Día, Alejandro Alpízar manifestó que jugó el Torneo Verano con un revólver debajo de la almohada; ya estaba advertido que en esta competencia tendría su última oportunidad de mostrarse, después de que fue firmado en la agonía de la campaña anterior: el “Matador” fue el último jugador que firmó la Liga.
Con mucho respeto, Alpízar dice no irse resentido de la institución, pero dejó entrever que le fue difícil mostrarse en tan pocos minutos que le dieron de acción. Alpízar fue titular muy pocos juegos y prácticamente solo jugó ratitos.
El delantero expresó un dato muy interesante: “los jugadores de la Liga estábamos advertidos por el cuerpo técnico que la formación se iba a alternar, a variar, por el exceso de partidos y que en muchos juegos, ni siquiera íbamos a estar entre los suplentes”.
Dicho y hecho: en guerra avisada no muere soldado. En este sentido y haciendo eco de las palabras de Alejandro, la nómina estaba advertida de que la continuidad en la formación era difícil y en eso hubo honestidad de parte del cuerpo técnico.
Lo que no nos parece justo es no renovar contrato con jugadores que como García y Davis, al igual que Alpízar, no tuvieron, precisamente por lo que narra el ariete, muchos minutos para mostrarse. Incluso jugaron muy bien algunos partidos y luego los desaparecían del mapa.
Ahora: si las separaciones se motivan en decisiones extrafutbolísticas, como pueden ser las disciplinarias estos son otros cien pesos.

[email protected]