Logo La República

Miércoles, 19 de enero de 2022



NOTA DE TANO


Nota de Tano

Gaetano Pandolfo gpandolfo@larepublica.net | Sábado 08 febrero, 2014

Gaetano Pandolfo

En tiempos de crisis, el futbolista que sacó la cara y metió la cabeza para que el Saprissa no se hundiera fue Kendall Waston. Fue la mejor figura morada en defensa, y en ataque sus remates de cabeza algunos con viaje directo a las redes le dieron al equipo buenos dividendos.

Waston hizo pareja en el centro de la defensa morada con Gabriel Badilla, quien fungió como capitán. Adolfo Machado, un defensor central panameño, fue abierto a la zaga derecha mientras se recuperan dos de los futbolistas que González tiene para ese puesto: Jordan Smith y Heiner Mora, ahora que a Juan Diego Madrigal le cortaron las alas. Posiblemente el canalero siga ahí en la alineación ante Puntarenas, pero regresa al club uno de los defensas centrales titulares de la Selección Nacional, Michael Umaña, lo que pone en un aprieto al estratega de Tibás.

¿Será el cuerpo técnico del Saprissa tan injusto de sentar a Waston?

¿Dejará González en banca a Umaña o sentará a Gabriel?

¿Jugará el Saprissa con línea de tres: Umaña líbero; Waston y Badilla centrales?

Esto de tener dos o tres jugadores por puesto acarrea dificultades por más que los técnicos digan que es positivo porque estimula la competencia.

El jueves escuchamos a Esteban Ramírez expresar lo duro que les resulta a jugadores cotizados y de primer nivel del Herediano, estar sentados en banca y como lagarto en laguna, sin esperanza alguna.

Bien pagados, figuras como Pepe Cancela, Ismael Ortiz, Olman Vargas, Anllel Porras, el propio Esteban, se resignan a ocupar un nivel incluso inferior al de otros suplentes del Team que, como Francisco Calvo, Luis Diego Cordero, Keylor Soto, Minor Díaz y Leandrinho, son utilizados como primeras variantes por el técnico Marvin Solano.

Otros tiraron la toalla y con sus nalgas “choyadas” en los bancos de la reserva pidieron permiso para volar en otros zacates, casos de Carlos Hernández, José Garro y José Sánchez.

En la Liga sorprende que un jugador como Camilo Aguirre, que le costó a la directiva “un huevo” firmarlo, siga archivado por Óscar Ramírez.

De manera que mantener y sostener sin angustias nóminas superpobladas, no resulta fácil para ningún director técnico y el dilema de seleccionar a los titulares y que los suplentes no arruguen la cara, es un dilema universal y no exclusivo de nuestro modesto campeonato.


 

NOTAS ANTERIORES








© 2022 Republica Media Group todos los derechos reservados.