Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Miércoles 29 Enero, 2014

Todavía miles de inocentes ingenuos creen que el deporte es relevante en Costa Rica y que es un tema país que les interesa a los gobernantes.
Yo me salí de esa lista infantil cuando en marzo de 2010 me enteré de que doña Laura Chinchilla mandó al archivo al grupo interdisciplinario de profesionales de su propio partido que trabajaron en el programa deportivo de don Óscar Arias y que coordinaron con los gobernantes y obreros chinos la construcción del nuevo Estadio Nacional.
La señora Presidenta desechó a este grupo con muchos años de experiencia en la dirigencia deportiva y prefirió entregarle el comando del deporte a una dama inexperta con las consecuencias “liberticias” de sobra conocidas.
Después de la señora, la cúpula deportiva siguió dando tumbos, hubo que despedir y renunciar a algunos; se hizo un excelente trabajo en Juegos Centroamericanos, pero apenas terminaron todo siguió al garete.
El presidente del Comité Olímpico, Henry Núñez, se separó un ratito de su diplomacia y se quejó de que se cortaron las ayudas a los deportistas de élite y a niveles de alta dirigencia, no fueron capaces siquiera de organizar en su sede y fecha los Juegos Nacionales.
En una Nota de mayo 2010 pronostiqué que si en este gobierno, se iban a conducir las cosas como se hizo con el deporte, el fracaso saltaba a la vista. No nos equivocamos.
Todo este cuento viene al caso porque como profesional del periodismo deportivo, me causa mucha tristeza observar cómo el deporte de mi país no es tema de debate entre los candidatos a la presidencia de la República con opciones de alcanzarla.
Solo por citar las comparecencias de los candidatos a gobernar Costa Rica el próximo cuatrienio, en los canales 6 y 7, no hubo de parte de la organización de los eventos UNA SOLA PREGUNTA relacionada con el deporte costarricense.
A los políticos y a las empresas televisoras, solo les interesa el deporte, a los primeros para promocionarse y a las segundas para engrosar la billetera de sus propietarios.
Nada, absolutamente nada; ni medio segundo, ni media palabra para que el próximo Presidente de Costa Rica dijera cómo va a funcionar el deporte costarricense en su gobierno y qué planes tiene para promocionarlo, organizarlo, financiarlo, al competitivo y al recreativo.
Ahh... pero ya los veremos a todos pegando gritos y abrazados a la bandera Tricolor cuando la “Sele” se presente en Brasil. Puritititica hipocresía.

[email protected]