Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 28 Enero, 2014

Terminamos nuestra Nota de ayer con este párrafo.
“No creo, ni por asomo, que en esta gira tan negativa, un solo jugador de los que llamó Pinto, se haya subido o bajado del vuelo a Brasil. Ese menjurje lo hace la prensa deportiva local”.


Los periodistas deportivos, la mayoría —y entre estos me incluyo— , sin conocimientos de dirección técnica, sin saber nada de tácticas y estrategia; sin estudiar los fundamentos básicos del juego del fútbol; sin asistir la mayoría a los entrenamientos y varios ni a los partidos, porque los miran desde los estudios de la televisión o en las cabinas radiales de las emisoras, se dedican en sus espacios deportivos a meter futbolistas al Mundial y también a quitarlos, por meras ocurrencias y sin ningún fundamento profesional, porque el profesional en este caso es Jorge Luis Pinto.
Solo el cuerpo técnico de la Selección Nacional sabe a quién llama y por qué lo llama y entonces el entrenador citó a un grupo de jugadores para enfrentar a Chile y Corea del Sur con pésimos resultados.
A los periodistas nos extrañó, por ejemplo, que el técnico de la Tricolor dejara por fuera para esta corta gira a dos de los mejores jugadores actuales: Yosimar Arias y “Mambo” Núñez y convocara a otros legionarios que están sin ritmo porque son suplentes o ni eso.
Solo Pinto sabe por qué lo hizo, pero a lo que vamos es que ningún futbolista que enfrentó a Chile y Corea del Sur, con ritmo o sin ritmo, perdió la oportunidad de ser convocado a Brasil por el par de malos resultados.
¿Cuál colega se atrevería a quitar de la lista a Jairo Arrieta, si no recibió un balón en 50 minutos de partido?
Podemos citar varios ejemplos más. Estos muchachos que hicieron este viaje fueron enviados a la guerra por su entrenador; ningún futbolista del mundo es malo o bueno, peor o mejor, jugando unos minutos en un par de partidos.
Pinto sabía que esto era un rejuntado; que no habían trabajado juntos, que varios arrastraban escasa acción.
Por eso, mis apreciados colegas, estoy seguro que no los va a sacrificar; no los va a ejecutar. A pesar de la goleada en Chile y el pésimo juego en Los Ángeles, varios de estos jugadores irán a Brasil y otros no lo harán, pero no será por este par de grises compromisos.
Este par de juegos, jamás podrán ser parámetro justo para desenchufar a un futbolista de la Copa del Mundo. Las mediciones se canalizan desde otros focos de atención.

[email protected]