Logo La República

Martes, 20 de noviembre de 2018



NOTA DE TANO


Nota de Tano

Gaetano Pandolfo [email protected] | Lunes 23 diciembre, 2013


Liga Deportiva Alajuelense campeón nacional.
Se habla que el lanzar penales es una lotería y sin embargo, Cristian Oviedo, un especialista en anotarlos y que en dos ocasiones, incluyendo anoche ha lanzado el penal decisivo que llevó dos coronas a las vitrinas erizas, dice que la presión es enorme y lanzarlos con efectividad tiene su ciencia.
Lo cierto es que lotería, capacidad o suerte, por esa ruta la Liga atrapó la corona 29 y cazó al Saprissa como los dos clubes con mayores títulos alcanzados.
El juego de vuelta fue un poco más abierto que la ida y si no podemos destacar acciones apremiantes en las porterías, salvo el desvío que hizo Pemberton a remate de cabeza de Minor Díaz y el gol que se comió Palacios al mandarle una flor a las manos de Moreira tras recibir servicio de Camilo Aguirre, se presentó un detalle táctico que resultó vital para el desenlace final del juego.
Óscar Ramírez montó una telaraña, una red de cuido, un trabajo por zona perfecto que aisló al motor del Team, Yosimar Arias del resto del equipo.
Esta vez no hubo necesidad siquiera de marcarlo hombre a hombre o con exceso de faltas. A Yosimar nadie anoche le acarició los tobillos.
Simplemente lo aislaron y le cortaron los circuitos en los que se genera su fútbol. Ningún compañero de Arias, tuvo acceso a sus piernas.
Nadie le llegó: ni Myrie, ni Granados, ni Scott, ni Francis y ahí el Macho le ganó la partida a Marvin Solano, obligado a presentar un equipo más envolvente y arrollador, dado que actuaba en casa, con miles de gargantas de apoyo, más las credenciales de tantos partidos perfectos y dominantes que dibujó en su territorio.
Herediano no arrancó en la serie final y eso es mérito de la planificación de la parte contraria; la delantera efectiva, positiva, de dos, tres o cuatro goles por juego, se quedó en blanco en 210 minutos. El mentor de que el aparato del Team no funcionara tiene nombres y apellidos: Óscar Ramírez.
Si bien es cierto, un remate de penal que se elevó más de la cuenta volcó la balanza en favor de los rojinegros, la verdad es que Herediano era el favorito de las encuestas pero no carburó, le atraparon su talento, le cortaron las alas y los dos juegos que decidieron el título se montaron al estilo que le gusta y conviene al Machillo.
La arañita que teje y teje y el mosco que muere atrapado en sus redes. Esto fue la final.

[email protected]