Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Viernes 13 Diciembre, 2013

Pocas horas antes de que se iniciara el campeonato escribimos en nuestros pronósticos que el Alajuelense sería el campeón nacional. Ahora, tenemos que sostenerlo.
Acertamos el resultado de las dos semifinales: Herediano eliminaba al Cartaginés y la Liga al Saprissa y ahora el campeón nacional debe enfrentar al equipo que más le puede complicar la vida en sus aspiraciones de bicampeonato, una oncena que le ha ganado las últimas finales, eso sí, sin Marvin Solano al frente del Team.


Y esto de los entrenadores es un dato interesante porque Marvin le lleva ventaja al Machillo en sus duelos personales y ahora se van a ver las caras en la instancia final.
Hace pocos días insistimos en quitarle la etiqueta de favorito al Alajuelense en la semifinales con Saprissa, sobre todo para el partido en Tibás. Presumimos, presentimos y lo escribimos que los morados podían ganar ese primer juego a pesar de los pronósticos abrumadores en su contra. ¡Y lo ganaron!
Ya para el juego en Alajuela volcamos la apreciación porque estábamos seguros de que la Liga le iba a dar vuelta al resultado adverso en un partido que nos imaginábamos distinto y que nunca apareció. A duras penas pudieron devolverles a los morados la misma receta.
La presentación del León en este partido en extremo calculadora pudo tener consecuencias negativas, que no se dieron por factores que analizamos en nuestra Nota del miércoles.
Para la final el entorno varió y ese Alajuelense favorito ante Saprissa, se presenta como presunta víctima de un Herediano envolvente y arrollador con rostro de favorito pero nosotros no lo vemos así. En esta final no hay favoritos y la gana cualquiera, pero como nos apuntamos a los manudos porque es nuestro equipo, creemos que el Team dentro de su fortaleza, presenta un flanco donde el Macho Ramírez puede hallar la ruta a la corona y es la línea de cuatro defensores rojiamarillos: Myrie, Salazar, Montero y Francis no han sido sometidos a pruebas de fuego a lo largo de la campaña; el trabajo de marca y recuperación de Cubero y Granados, la fantasía de Yosimar; la picardía de Scott y la efectividad de Mambo y Porras han librado a esa retaguardia del ácido de un equipo que se les vaya encima.
Se supone, solo se supone, porque con el Machillo no se puede especular nada, que ese equipo ofensivo será el Alajuelense del próximo lunes, porque en el Rosabal, puede que juegue el mismo, pero con otra cara táctica.

[email protected]