Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Sábado 30 Noviembre, 2013

La nómina del Herediano es espectacular, pero la del Cartaginés es impresionante.
El equipo de Javier Delgado no suma un solo hueco... ¿o sí?
¡Señálenme uno!
¿Quién es un mal jugador en el Cartaginés?
De esta probable alineación de los brumosos para el juego de ida en el Fello Meza... ¿cuál no sirve?; ¿cuál es malo?
Portero: Luis Torres, un guardameta excelente.
Defensas: Carlos Johnson por la derecha y Esteban Sirias por la izquierda; pocos equipos suman estos años y seguridad defensiva por los costados.
Tres centrales de lujo: José Villalobos Chang; Andrés Sanabria y Andrés Flores. Javier Delgado puede escoger jugar con los tres o sacrificar a uno y jugar línea de cuatro.
Dos volantes de marca y recuperadores de fibra; de esos que no se arrugan ni se asustan porque ya conocen el infierno: Danny Fonseca y Félix Montoya; candados, tuercas y tornillos a la orden.
Por los flancos creativos los azules suman talento, velocidad y explosividad. Repasemos: Pablo Herrera, una motocicleta con bola; Eduardo Valverde (¿vieron el golazo que se metió el domingo?); Néstor Monge, marca y verticalidad de juego; Pablo Cardozo que juega al fútbol como si bailara ballet y Paolo Jiménez, la mejor figura brumosa del torneo. Le sobran combinaciones al “Sheriff” para montar la arquitectura del equipo.
Binomio de ataque: Randall “Chiqui” Brenes y Erick Scott, nada mal, ¿verdad?.
Desde luego que el Cartaginés tiene nómina para sobrevivir en el camino al que los medios de prensa lo condenaron a morir. El cuadro de la Vieja Metrópoli es pintado como el “queque” del cuarteto de semifinalistas. ¡Craso error!
A los azules nadie, ni el campeón nacional, va a taparles el rostro, subirlos al patíbulo y cortarles la cabeza. ¡Qué va!
El equipazo de Marvin Solano, su constelación de estrellas, el gran favorito al bicampeonato, el equipo con tres luminarias por posición, va a tener que correr y entregarse en el Fello Meza si no desea salir lastimado.
El escenario les será hostil, como siempre; el estadio les resulta poco cómodo a los florenses; normalmente sacan pocos peces en ese revuelto río y como es falso que Herediano juega solo, le toca a Solano tratar de volver a acertar como ha sido su costumbre, a la hora de escoger a los once titulares de sus 25 estelares disponibles, capaces de romper una formación azul que como canta su técnico, llegó a semifinales sin que nadie les regalara nada.

[email protected]