Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 25 Noviembre, 2013

Suponemos que al Herediano no le han bajado las acciones como gran favorito de la prensa deportiva y de un grueso sector de aficionados para conquistar el bicampeonato, por su apretado empate de ayer con Carmelita.
Decimos esto porque es moneda corriente que se meta en la mente de los aficionados la última impresión; los fanáticos de la Liga y del Saprissa, según sus intereses y dolores, tienen clavado en sus corazones el resultado del último clásico, donde los manudos golpearon 3-0 y a partir de ahí, se les olvidó el 4-4 anterior y los morados fueron enterrados como eventuales finalistas del torneo.
Pocos han querido analizar a fondo que la crisis de resultados del Saprissa hay que hallarla, antes del aparatoso resultado del clásico, a la plaga que cayó en su nómina y que hizo que de uno en uno, jugadores estelares cayeran lesionados lo que obligó al cuerpo técnico a tomar medidas emergentes, no todas acertadas, pero emergentes al fin.
En otras palabras, si el Saprissa no sirve para nada y es señalado de antemano como víctima propicia del Alajuelense en una de las semifinales de Invierno, ojo entonces con este Herediano tan debilucho ayer, a punto de ser derrotado por Carmelita que lo tuvo bajo las cuerdas muchos tramos del partido.
Ahora, dejando de lado estas pobres argumentaciones basadas en la última impresión, repasar que con los resultados de la fecha de cierre de la primera fase del campeonato, pues no se dio la variante en el segundo lugar después de la paliza que le dio la Liga a Pérez Zeledón, instalándose los erizos ahí y quedando los morados en la tercera posición.
Así las cosas, el clásico provincial de la máxima rivalidad entre Cartaginés y Herediano, campeón y subcampeón nacionales tendrá un par de nuevas ediciones, con el Team como favorito, mientras que Saprissa y Alajuelense se verán en la otra semifinal, con los manudos como favoritos.
La ventaja deportiva es para florenses y rojinegros, otro punto enorme a su favor.
Nosotros insistimos en que el clásico está abierto, es un partido distinto; los dos rivales empiezan de cero; hay una motivación diferente y la camiseta del Saprissa pesa, se respeta y es un tremendo error descartarlo por la última impresión.
También Cartaginés le lleva ganas al Herediano; ganas enormes, que lo presentan como rival ansioso de revancha y complicado. Las semifinales no serán un paseo para ninguno de los cuatro contendientes.

[email protected]