Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 19 Noviembre, 2013

No sé si mi apreciación es válida porque escribo de memoria, sin cotejar datos y menos nombramientos, pero me parece que los arbitrajes en el campeonato de fútbol han tenido un repunte extraordinario.
No quiero citar nombres para no cometer injusticia con algún silbatero de los que han dirigido excepcionalmente y no sea nombrado en el comentario. Pero cualquier lector avisado o los colegas de la prensa deportiva, podrán repasar los nombramientos de jueces en las últimas jornadas del Invierno y se comprobará que el calificativo de muy buen arbitraje es el que reina.
Sobresalen en las jornadas 19, 20 y 21 los buenos arbitrajes con excepciones de rigor y esto es una magnífica señal para el cierre del torneo ya con las semifinales a la vuelta de la esquina.
Noten que ningún dirigente fanático y exaltado está pidiendo árbitros extranjeros para pitar la final del campeonato, una vieja y mala costumbre que por dicha “no pegó”.
La Comisión de Arbitraje con buen tino y apoyados en el excelente trabajo de sus alumnos, están repitiendo los nombramientos, premiando y dando continuidad a la labor de sus silbateros.
Ojalá y para beneficio de los espectáculos, alegría de los aficionados, tranquilidad de los futbolistas y confianza de los dirigentes se pueda mantener esta cadena de excelentes arbitrajes en la parte crucial del torneo y que este modesto comentario sirva de estímulo para los jueces y no en una nota de mal agüero.
Cambiando de tema, quiero contarles que profesionales de la medicina vinculados al tratamiento, tuvieron la gentileza de comunicarse con este columnista y explicarnos las interioridades del caso del hijo de Cristian Bolaños, solo para corroborar que la familia del futbolista se vio de pronto involucrada en una emergencia médica que no se podía solucionar en Europa. La odontóloga costarricense a cargo del caso prácticamente le ordenó a la esposa de Cristian que se trajera a su niño al país en un viaje urgente que dejó al jugador solo en Dinamarca con su otra hija, obligado a cumplir roles de madre y padre.
Como lo dimos a entender en un comentario anterior, Jorge Luis Pinto comprendió las explicaciones del futbolista y no se presentó reacción negativa al pedido de Bolaños para no viajar a Australia. El innecesario escándalo quedó a cargo de un sector de la prensa que vomitó metralla de oído y sin fundamento.

[email protected]