Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Sábado 16 Noviembre, 2013

Tantos lesionados en el Saprissa deben llamar la atención en el seno dirigencial del equipo.
No puede ser obra de las circunstancias o temas ajenos a lo interno del club lo que han provocado esta cadena de jugadores lesionados que lógicamente ha restado el potencial del equipo.
No deja de ser curioso y hasta sospechoso esa insistencia de  los saprissistas que tienen que ver con el club, de no echarle la culpa a la gramilla.
¡Cómo se molestan el doctor del equipo y algunos de los directivos, cuando les dicen que varios de los lesionados se “jodieron” por la cancha!
¿Por qué se “cabrean” si no es cierto?
Quienes le han dado seguimiento a este hospital en el Saprissa, han sido claros en que es imposible que sea la cancha del estadio la causante de tanto tropiezo.
De ser esto verdad y dado que la mayoría de los  lesionados, no han caído en la camilla de la Cruz Roja por faltas arteras de sus rivales, patadas voladoras, agresiones u otro tipo de broncas, sino que se han lastimado por problemas físicos, entonces habría que supervisar el trabajo de los encargados de ese departamento para controlar sus cargas.
Ahora, sea la razón que sea: médica, física, cancha, mala suerte, circunstancia etc. etc., perder tantos jugadores estelares, desde Minor Escoe que fue el primero, hasta Yeltsin Tejeda que ha sido el último, desde luego que tiene que perjudicar el desenvolvimiento del equipo.
También se han presentado yerros del cuerpo técnico a la hora de alineaciones y variantes como sucede en todos los equipos del mundo y dentro de esta crisis de resultados del Saprissa, derivada básicamente por sus aplastantes derrotas ante Herediano y Alajuelense, nos causa estupor la doble moral de miles de seguidores del equipo, que nunca se cansaron de expresar que Cristian Lagos era un futbolista de baja calidad y no calzaba en ese grupo de enanos talentosos y hoy le reclaman a Rónald González el haberlo cedido en préstamo.
No escuchamos, leímos o vimos en su momento, cuando cedieron a Lagos al Santos, ni la décima parte de los reclamos que hoy se dan por esa decisión.
¡Qué dicha que lo soltaron!
¡Muy buena la decisión de Rónald; así Lagos podrá jugar en otro equipo!, gritaban.
Pero, se lesionan Escoe, Estrada, Madrigal y Ramírez, los cuatro goleadores morados, los que movían redes cuando Saprissa era líder y ahora toda la desgracia se remite a que prestaron a Lagos. Curioso ¿no?

[email protected]