Logo La República

Lunes, 19 de noviembre de 2018



NOTA DE TANO


Nota de Tano

Gaetano Pandolfo [email protected] | Martes 29 octubre, 2013


No hace muchos años los costarricenses nos distinguíamos del resto de países centroamericanos, porque los signos de violencia en Tiquicia eran escasos, mientras Guatemala, Honduras, El Salvador y Nicaragua se bañaban en sangre con asesinatos y crímenes diarios.
Poco a poco, esa ola de violencia, asaltos, trasiego de droga, asesinatos, ajuste de cuentas penetró en nuestro territorio y hoy son pan de cada día.
Desearíamos que con el fútbol no sucediera lo mismo, pero por los sucesos violentos que se están presentando en nuestros estadios cada vez con mayor “naturalidad” reflexionemos a lo que estamos expuestos con este par de notas internacionales.
En Bogotá, una riña entre hinchas del Atlético Nacional e Independiente Medellín dejó la madrugada del pasado domingo al menos un muerto y dos heridos en las inmediaciones del Estadio Atanasio Girardot.
Pasada la medianoche, un grupo de desadaptados, de los que creen que el fútbol es una batalla, se enfrentaron con un saldo trágico de un muerto y dos heridos.
Aficionados del Independiente que llevaban armas blancas irrumpieron en una fiesta en la que había seguidores del Nacional cuando se desató la pelea.
Este fallecimiento aumenta el saldo trágico de una escalada de homicidios en Colombia relacionados con el fútbol.
En setiembre hinchas del Millonarios mataron en Bogotá a Pedro Contreras, un militar retirado que trataba de defender a su hijo de las amenazas de los agresores por vestir una camiseta del Independiente Santa Fe.
Dos días después, fueron asesinados dos hinchas de Atlético Nacional en hechos independientes, y el pasado 14 de octubre falleció a tiros otro aficionado del mismo equipo, al parecer en venganza por la muerte de un seguidor de Millonarios dos años atrás.
En Santiago de Chile, el domingo, un vándalo truncó el clásico U de Chile-Universidad Católica y dejó en el aire la duodécima jornada del torneo Apertura.
El clásico fue suspendido tras la caída de un proyectil sobre un jugador de la UC, que en ese momento ganaba por 0-1.
Fernando Meneses se aprestaba a ejecutar un córner para el visitante cuando recibió el impacto de un objeto lanzado desde las gradas y se desplomó aparentemente sin conocimiento. Meneses fue llevado a una clínica y estará 72 horas en reposo.
Todos los que tenemos que ver con el fútbol, meditemos y actuemos, porque hacia esto vamos. Si no paramos la violencia de tajo, nos esperan muchos muertos.

[email protected]