Logo La República

Viernes, 16 de noviembre de 2018



NOTA DE TANO


Nota de Tano

Gaetano Pandolfo [email protected] | Martes 01 octubre, 2013


No me nace escribir de otro tema que no sea el decisivo partido de mañana entre los Indios de Cleveland y el ganador del juego de anoche entre Vigilantes y Rays.
Mis compañeros de la sección deportiva en LA REPÚBLICA, mi familia y amigos más cercanos saben de mi fanatismo por la Tribu y son testigos de que no me perdí por Internet un solo partido de los 162 de la temporada regular.
Incluso viajé a Cleveland en dos ocasiones y otra a Nueva York para verlos jugar en 14 oportunidades, porque amo a esta divisa desde que era escolar.
Cuando la segunda base Jason Kipnis se zambulló para atrapar una línea, lanzó a primera al lanzador Justin Masterson que la cubría y se cantó el out 27, el mirar a los jugadores abrazarse en el diamante me llenó de emoción.
Luego el festejo en el vestuario.
Los Indios completaron una campaña maravillosa, tanto que con marca de 92 ganados y 70 perdidos, solo ganaron un juego menos que los poderosos Tigres de Detroit (93-69), una franquicia multimillonaria repleta de estrellas como Cabrera, Fielder, Verlander, Scherzery Martínez.
Los Indios se juegan todo en un partido y aunque nadie me lo esté preguntando, prefiero tener como rival mañana a Texas que a Tampa.
El “manager” Terry Francona decidió entregarle la lomita al novato dominicano Danny Salazar, quien entró al cuerpo de abridores luego de la lesión de Masterson.
“Esto es algo maravilloso”, manifestó Salazar. “El equipo confía en mí. Solamente daré lo mejor que tengo cuando salga al terreno. Esto es el comienzo de una nueva era. Ahora debemos seguir luchando hasta el final”.
Dada la magnitud del evento, el enviar a Salazar a la lomita fue visto por muchos como un riesgo, pero los Indios piensan que el joven está a la altura.
“No es un producto completamente pulido”, señaló el piloto Francona, acerca del derecho. “El producto final será algo especial, pero se siente cómodo en la lomita. No lo enviaríamos si no estuviéramos tranquilos con la decisión”.
Salazar concluyó la temporada regular con marca de 2-3, pero registró 3.12 de efectividad, terminó con 65 ponches y otorgó 15 bases por bolas en 52 entradas. En cinco salidas en septiembre, Salazar tuvo un promedio de carreras limpias de 2.52 con 33 ponches en 25 episodios, muy buenos números sin duda.
Si la Tribu gana mañana, va contra los Medias Rojas a los playoffs, una serie a cinco juegos, con ventaja local para Boston.

[email protected]