Logo La República

Domingo, 5 de diciembre de 2021



NOTA DE TANO


Nota de Tano

Gaetano Pandolfo gpandolfo@larepublica.net | Miércoles 28 agosto, 2013

Gaetano Pandolfo

Gerardo Lizano Vindas es un ciudadano culto e inteligente, deportista mil por mil.

Hace pocos meses dejó su cargo como embajador de Costa Rica en Ecuador y es un exfuncionario de Naciones Unidas, con muchos años de trabajo en Asunción, Paraguay y Ginebra, Suiza.

Nació a pocos metros de la Plaza González Víquez y desde niño se metió, como todos los güilas del barrio a jugar béisbol en ese escenario y desde luego, ya en etapa de colegio unos metros más al sur en el parque Antonio Escarré.

Sus 60 “julios” no le impiden estar a las siete de la mañana en los rectángulos del Tennis Club, raqueta en mano jugando con “Los mudos” y compitiendo ferozmente en torneos de dobles. Luego salta a los diamantes de softbol en La Sabana, como jugador estelar de “La Polilla”. Hace atletismo, es buen nadador, fanático de los Yanquis y saprissista y sigue con intensidad el desarrollo de muchas disciplinas deportivas nacionales e internacionales.

Todo este prólogo para comunicarles que don Gerardo no me deja en paz, con un tema que lo saca de sus serenos cabales y que de hecho me exige (somos grandes amigos), que lo comente en esta Nota.

¿Por qué los árbitros de fútbol de nuestro campeonato, que cometen errores garrafales en los partidos y que determinan con esos yerros el resultado de un juego, no son sancionados con severidad?

Y cuando habla de severidad es que este aficionado al fútbol, pide que los árbitros que anulan goles legítimos, que permiten goles ilegítimos y que por sus errores, los equipos pierden partidos y hasta títulos, deberían ser sancionados con penas que “les duelan”; largas, aleccionadoras y que les toque el bolsillo, para que recapaciten y mejoren.

Lizano no concibe que un árbitro que le echó a perder un partido a un equipo un domingo, por ejemplo, anulando un gol legítimo que le daba la victoria, lo nombren como juez central 15 o tres semanas después.

“Considero que el árbitro, al igual que el deportista, debe sentir la sanción para que reflexione y recapacite”, dice este ciudadano, preocupado por un tema muy de siempre y muy de hoy, dado que con solo cuatro fechas de campeonato se han presentado errores garrafales de los árbitros que han volcado la balanza en algunos partidos y cómo que no sucede nada. Por ejemplo: ¿habrá sanciones fuertes tras el desplome arbitral en Puntarenas el pasado domingo?


NOTAS ANTERIORES







© 2021 Republica Media Group todos los derechos reservados.