Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Sábado 20 Julio, 2013

Como la Copa Oro quedó atravesada a medio camino de la hexagonal mundialista hay que tener cuidado a la hora de analizar lo que sucede en ella con la participación de la Selección Nacional.
Costa Rica fue derrotada por Estados Unidos en el partido que jugó mejor y piensen por un instante que perfectamente Honduras la puede eliminar de esta competencia, como lo ha hecho en las dos últimas ediciones.
Basta con derrotarla el domingo.
¿Se nos puede caer a pedazos la clasificación al Mundial en Brasil si perdemos dos partidos seguidos en la Copa Oro?
La respuesta es que no.
Un tajante no.
La derrota ante los Estados Unidos dejó intactas las posibilidades que tiene la Selección para derrotarlos en la hexagonal. Nada ha cambiado por culpa de un contragolpe.
Costa Rica tiene equipo para vencer a los estadounidenses y la hora de la revancha está más disponible que nunca en el Estadio Nacional. El partido ante los discípulos de Jurgen Klinsmann fue parejo y lo pudo ganar Costa Rica si Carlos Johnson no pega su remate en el poste, como al rato lo ganó el anfitrión con solo hilvanar tres pases seguidos de gol.
De manera que tampoco hay que ponerse negativo y menos volverse loco, inundando los medios futboleros presagiando desastres en caso de que Honduras nos saque del camino.
Desde luego que esperamos y confiamos que la Selección Nacional derrote a los catrachos, como lo ha hecho en otros escenarios más competitivos que esta Copa Oro, para seguir amasando ilusiones de que se puede conquistar este torneo por primera vez en su historia, pero por ninguna razón, si se presentan malos resultados en Copa Oro, deben estos contaminar el gran sendero que lleva la Tricolor en la hexagonal. No podemos permitir que el buen camino de Costa Rica en la eliminatoria, se manche por un par de malos resultados en los Estados Unidos.
Debemos tener prudencia y medir bien las cosas.
Este grupo de Jorge Luis Pinto no está para derrumbarse con facilidad; internamente, este grupo no se va a caer en la segunda vuelta de la eliminatoria caso de ser eliminado en Copa Oro. Lo peligroso es, si Honduras nos saca del camino, inundar de basura los canales de comunicación al punto de que ahoguen las buenas intenciones del seleccionado por salir avante del torneo prioritario.
Y que conste, aunque no nos crean, que no nos estamos curando en salud.

[email protected]