Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 17 Junio, 2013

Tenemos que tener claro que los resultados de la hexagonal han sido positivos para la Selección Nacional, pero la matemática, fría e implacable nos señala que a pesar de la buena cosecha, aún no se ha ganado nada.
Basta una derrota, por ejemplo mañana frente a Panamá y se nos viene el mundo encima, de manera que el triunfo frente a Honduras y el partidazo en México, sirven de motivación, pero numéricamente (y espero que me entiendan) no fueron gran cosa, en tanto ganaron esa noche también Estados Unidos y Honduras, dos de los rivales que por ahora pelean con ticos y mexicanos las tres plazas y media disponibles para Brasil.
Con 15 unidades por disputar (México 12) y descartando a Jamaica que solo suma dos en seis partidos, del primer lugar (Estados Unidos) al cuarto puesto (Honduras) hay solo tres puntos de diferencia, o sea, que sobra y basta la combinación de una victoria de un equipo con una derrota de otro para que se produzca una revolución en la clasificación.
Para hablar de Costa Rica, si derrota mañana a Panamá, simplemente sobrevive, aumenta las posibilidades de clasificar y se aleja de la eliminación. Pero nada más.
En cambio, si pierde, perfectamente puede ser rebasada por Honduras y la propia Panamá y entonces se “jode” la cosa. Este detalle estadístico demuestra con creces que la muy buena primera vuelta de los ticos, sirvió para estar ahí; para meterse ahí, entre los primeros, pero no da ninguna seguridad, ni por asomo de que el trabajo se haya completado.
La pura y real verdad es que terminada la primera vuelta solo Jamaica se hundió y los otros cinco seleccionados están en la pelea, de ahí que el verdadero camino al Mundial habrá que “empezar” a ganárselo en la segunda vuelta y nada mejor que iniciarlo con un triunfo casero ante el Canal. Si Costa Rica dobla a Panamá, entonces sí se aclaran mejor las cosas, porque la Tricolor le metería cinco puntos de diferencia a los discípulos de Dely Valdés, lo que aproxima muchísimo a la Selección Nacional como mínimo al repechaje con Oceanía.
En el papel, este juego de mañana es el más “fácil” de la Tricolor como casa en la segunda vuelta. Vendrán luego Estados Unidos y México, rivales de mayor riesgo y complicación. Derrotando a Panamá y si se le gana a Jamaica de visita, a la hora de recibir a los aztecas, puede que el equipo de Pinto ya esté clasificado, enorme noticia.

[email protected]