Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 4 Junio, 2013

Nueva York. Hoy llegamos a la ciudad de los rascacielos a cumplir con una bonita rutina que se gestó entre los años 1956 y 1960 durante la secundaria en el Colegio de Los Ángeles.
En 1948 yo tenía cinco años y los Indios de Cleveland ganaron su última Serie Mundial (cualquier similitud con el Cartaginés es mera coincidencia). La Tribu tenía muy buen equipo y en 1954 volvió al Clásico de Otoño pero fueron apaleados por los entonces Gigantes de Nueva York que los barrieron en cuatro juegos. Como soy masoquista tengo en mi poder el video de esa Serie Mundial por si mi amigo Mario Espinoza u otro fiebre desea verlo.
Cuando entro al colegio desaparece el poderío de los Indios y se desarrolla la rivalidad de los años 50-70 entre los Yanquis y los entonces Dodgers de Brooklyn. Los Bombarderos del Bronx tienen un equipazo, tan inolvidable como el Saprissa de los años 50, del que nadie olvida la alineación.
Recordamos a Bill Skowron, Billy Martín, Gil McDougald, Elston Howard, Mickey Mantle, Róger Maris, Yogi Berra, Whitey Ford, Don Larsen, entre otros “Mulos”. Caso similar a lo que sucede en el fútbol, en el colegio la mitad del grupo era saprissista y la otra mitad liguista y unos tres del Herediano. Con el beis igual: más yanquistas que de los Dodgers y los que no íbamos con ninguno nos hicimos anti-yanquis. Con todo el respeto para la legión de seguidores de Nueva York, nadie se imagina lo que disfrutamos del jonrón de Bill Mazerowski en la Serie Mundial de 1960 que le dio el título a los Pitaras frente a los Yanquis. Nunca se me olvida que estábamos preparando el bachillerato. Ese año, 1960 la Liga ganó el tricampeonato, de manera que deportivamente nos resultó un éxito.
Pues bien, esa rivalidad entre yanquistas y antiyanquistas perduró con el paso de los años; los bachilleres del sesenta nos hicimos viejos, pero hará unos ocho años un grupo de compañeros nos propusimos viajar a Nueva York cada vez que juegan los Yankees contra los Indios y lógicamente se nos han unido ocasionalmente familiares y amigos. Asistimos al viejo Yankee Stadium y tuvimos la suerte de que el nuevo estadio se inaugurara precisamente con una serie ante La Tribu.
Hoy estamos de nuevo en Nueva York, iremos a los tres juegos, lunes, martes y miércoles; los dos equipos están bien, van con marca parecida en sus respectivas Divisiones, de manera que confío en que los Indios salgan bien parados del Yankee Stadium.

[email protected]