Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Sábado 18 Mayo, 2013

Javier Delgado se enfrenta a los dos partidos más relevantes de su vida.
Carga sobre su espalda y decisiones técnicas, las ilusiones de una afición leal y noble que suma 73 años esperando un título, que solamente está a 180 minutos de acción. Igual pesa sobre sus hombros la gigantesca presión que crece y crece ante una eventual nueva frustración.


Es enorme la responsabilidad de “El Sheriff”; es diferente la expectativa que genera cómo va a parar a su Cartaginés ante Herediano, a lo que decida en la otra acera Marvin Solano.
Si el Team gana o pierde el campeonato, a lo interno del fútbol nacional no se generarán grandes cambios. Ya los fanáticos rojiamarillos calmaron sus ansias y propias frustraciones con la corona que les dio Odir Jacques hace un par de temporadas.
Pero, si Cartaginés se convierte en monarca, señores, tendremos una revolución masiva que hará cimbrar los cimientos de nuestro deporte favorito, catapultada por un festejo de la afición brumosa que nadie, nadie, puede siquiera imaginar.
A pocas horas de que se inicie la final, la gran interrogante será observar cómo va a jugar el Cartaginés. Si lo hará como en la primera vuelta, cuando sus mediocampistas fueron también delanteros o lo hará como en la semifinal ante Saprissa, cuando esos mismos mediocampistas, y hablamos de Paolo, Sirias, Arauz, Valverde y otros, fueron más bien defensores.
El título para ir a la Vieja Metrópoli puede depender de la decisión que ordene Delgado, de ahí la presión de la que hablamos, pesa sobre el timonel azul.
En la acera de enfrente nos topamos con un Marvin Solano relajado; es un técnico que no tiene que demostrar nada a nadie. Ha mostrado sabiduría, humildad y conocimientos en clubes grandes y pequeños y ahora le cayó “esta chamba” como técnico del Herediano en uno de los mejores momentos futbolísticos del Team. El hombre está tranquilo, se presume campeón; su equipo es favorito, no carga presión, cuenta con mano de obra de lujo, de manera que en lo personal sentimos que la final va a agarrar o para Heredia o para Cartago, depende del riesgo que asuma Javier Delgado para enfrentarla.
O entra con calculadora en mano y la alarga, con partidos similares a los del Saprissa, para poner a sufrir horrores a los seguidores del equipo o ataca al Team desde el principio para ver si lo hinca y doblega como ya lo hizo en la temporada regular.

[email protected]