Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 28 Febrero, 2013

Dejada al garete por la Federación Costarricense de Fútbol, cuyos integrantes, algunos ya veteranos de mil batallas, siguen creyendo que hoy en día los partidos de fútbol se ganan antes de jugarlos, y que basta el nombre del país y de los jugadores, la Selección Sub 20 hizo el ridículo y dibujó un soberano fracaso en el premundial que se juega en Puebla, México, donde fue despachada por Cuba en los cuartos de final.

Lo de dejada al garete, lo denunció, una vez consumada la eliminación el propio director técnico Jafet Soto, otro que por lo visto cometió el mismo error de sus patronos, al no reclamar con tiempo la falta de apoyo a su grupo. Y, si lo hizo, fue a lo interno, lo que impidió que se generara opinión pública, que en ocasiones ayuda a que se cambie la dirección.

Lo poco que observé de este seleccionado en la eliminatoria, específicamente unos minutos ante Estados Unidos, me produjo una completa decepción.

¡Qué equipo más malo!

Solo los vi jugando para atrás.

¿Se puede ganar un partido jugando para atrás?

Después del fracaso, unos cuantos jugadores se lanzan al césped a llorar, otros salen disparados para el vestuario y la mayoría, suponemos, sigue conversando con John Jairo o con Cabalceta, para conocer de sus logros en el fútbol belga e italiano y desde luego saber… ¿cuánto ganan?

Porque, lamentablemente, y este es un fenómeno de naciones subdesarrolladas en lo deportivo, a los niños se les enferma y envenena su crecimiento y desarrollo natural, llenándoles la cabeza de fantasías que si bien es cierto, unos pocos alcanzan, la cobija de los fichajes millonarios no da para todos, lo que provoca tempranas frustraciones.

Ahora, avalando la falta de apoyo y específicamente de partidos de fogueo para los discípulos de Jafet, no es posible que un grupo de muchachos que en otros aspectos de su vida futbolística lo han tenido casi todo, practiquen un fútbol de tan baja calidad.

La presentación de Costa Rica fue muy pobre y quedar eliminados por Cuba que no es potencia del área y que apenas firma su segunda participación mundialista en la disciplina del fútbol, se marca como uno de los mayores fracasos de nuestro deporte favorito en su larga historia.

Nuestro fútbol no es bueno; en general es de baja calidad, pero estos jóvenes con Jafet, lo bajaron a nivel de pésimo y eso molesta porque no es cierto.

[email protected]