Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Sábado 2 Febrero, 2013

Cuando el gato no está, los ratones se suben a la mesa...y se comen el queso.
Cuando la Selección Nacional está en actividad y se dan convocatorias de jugadores, entrenamientos, juegos amistosos u oficiales como los de UNCAF, se provoca una distracción en los clubes que aportan futbolistas al proceso y los clubes pequeños, concentrados únicamente en su preparación y en el campeonato, como que hacen fiesta.
Desde luego que no es esta la causa de que el campeón Alajuelense no haya ganado ninguno de sus dos primeros partidos, ni tampoco de que Saprissa no venza en casa, ni que Herediano estuvo contra las cuerdas frente al Uruguay, pero sí es evidente de que la salida y entrada de jugadores, distrae a los cuerpos técnicos de los clubes que los facilitan a la Tricolor.
Y conste que escribo “distrae”.
No excusa.
Todo lo contrario, me parece exagerado en un fútbol tan modesto como el nuestro, esa seriedad casi científica que se acreditan la mayoría de los entrenadores para explicar por qué no actúan ciertos jugadores.
Por ejemplo, Luis Roberto Sibaja con el caso de Alejandro Alpízar y podríamos citar decenas más en los otros equipos.
El entrenador de la Liga manifestó que Alpízar todavía no está en forma y que por eso no jugó en Limón.
Desde luego que se debe respetar el criterio y la posición del cuerpo técnico del Alajuelense. Se supone que profesionalmente se debe trabajar así.
Pero, los legos en la materia como nosotros y la mayoría de los aficionados, consideramos que en un campeonato de bola como el nuestro, no debería existir tanto “mate” y si clubes como el Real Madrid y Barcelona, en partidos determinantes, de pronto le dan oportunidad de jugar a un novato y sus cotizados estrategas se arriesgan, caso contrario, los de acá tengan que hacer trabajos y preparaciones especiales para que un futbolista de larga trayectoria se ponga a punto.
La delantera del Alajuelense suma dos partidos en blanco.
¿Qué tenía Alpízar que le impedía jugar?
¿Un kilo de sobrepeso? ¿Falta de horas fútbol?
¿Poco tiempo de adaptación?
¿Será tan serio nuestro fútbol para que prevalezcan criterios tan profundos a la hora de jugar una mejenga?
En cambio, y vamos a exagerar la nota para condimentarla, Pemberton, Salvatierra, Meneses y Valle, casi pierden el bus que llevaba al equipo a Limón, apenas tuvieron tiempo de entrar al vestuario y fueron titulares.
¿Cómo es qués?

[email protected]