Logo La República

Domingo, 13 de octubre de 2019



NOTA DE TANO


Nota de Tano

Gaetano Pandolfo [email protected] | Jueves 24 enero, 2013


Lo que se presentaba como copia al carbón del trabajo mínimo de la Selección Nacional para acomodarse en el primer lugar de su grupo en UNCAF, aprovechándose de la debilidad de sus rivales, terminó en lección.
Hasta el minuto 87 el juego entre Costa Rica y Guatemala era idéntico al de los ticos ante Belice y que cambió un poco frente a Nicaragua gracias al gol de Celso Borges que subió los números a 2-0.
Es más, si Randall Brenes conecta a la red la bola que le puso en su cabeza Osvaldo Rodríguez, cuidado y si no se termina con los chapines igualititico que frente al pinol.
Con buenas intenciones, pocas ideas y mínimo esfuerzo, la Selección Nacional encauzó la primera parte del torneo a su gusto y conveniencia, solo que Guatemala al quebrarla con el gol del empate en el minuto 88, no fue que la desnudó, sino que dejó el terreno más abierto y preparado para que arrecien las críticas y cuestionamientos al trabajo del entrenador.
Desde luego que jugando al fútbol como se hizo en la UNCAF en la primera fase, frente a rivales tan tímidos y modestos, se pueden ir cancelando desde ya todos los clubes de viajes que los aficionados están pagando a Brasil. Jugando así no vamos para ninguna parte, de manera que esa anotación tan bien hilvanada de los guatemaltecos, debe poner en alerta al cuerpo técnico de la Tricolor para que le ponga más ganas a la segunda fase, lo que conlleva irremediablemente la alineación de los mejores jugadores a disposición del técnico.
Somos del criterio que el resultado ante los chapines, debe obligar al seleccionador nacional a dejar por ahora las pruebas a un lado y con un equipo titular, donde sean estelares, los estelares, buscar aumentar el caudal de fútbol del equipo, demasiado pobre, huraño, oscuro e incluso aburrido hasta el sopor en esta fase inicial de la competencia.
Podemos entender que con el 1-0 a favor ante Guatemala, quizá no había por qué meter a jugadores como Saborío y Lagos para tratar de aumentar la cuenta, pues como que no se presentaban señales de maremoto. Si Costa Rica no jugaba a nada, los chapines tampoco, pero llegó ese gol de Contreras que obliga a un replanteamiento o reordenamiento del equipo para la semifinal.
Decir que terminamos de primeros, invictos y clasificados y que se logró la meta, no vale. La falta de claridad del equipo fue un factor repetitivo y desesperante.

[email protected]
 





© 2019 Republica Media Group todos los derechos reservados.