Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Sábado 19 Diciembre, 2009



El criterio de la prensa deportiva presente en el Cuty Monge, fue unánime.
¡Mauricio Wright se equivocó!
¿Cómo se le ocurrió sacar del campo a los dos futbolistas que estaban despedazando la retaguardia de Pérez: Jiménez y Josimar?
Sin embargo, el técnico responde.
“Por lo visto, tenemos diferentes formas de ver el fútbol; ganábamos 2-0, el rival con un hombre menos, falta un partido duro de visita, mejor descanso a dos de mis piezas.
Y mi equipo ganó el partido”.
Bueno, don Mauricio es entrenador y sus críticos, periodistas.
El domingo en el Valle, se sabrá quién tuvo razón.
Si los guerreros vencen 1-0 o más, darán razón a las argumentaciones de los periodistas; si vuelve a ganar Brujas o empata, sobre todo si lo logra con un trabajo fresco del “Travieso” y Josimar, la razón será de su técnico.
Yo siento bien complicado el partido para los discípulos de Arenas; no es cuestión de hacer un gol y se acabó. Primero hay que meterlo; segundo, cuidar que los hechiceros no les hagan otro. Recuerden como Cartaginés metió el que necesitaba al Puerto, pero permitió uno en contra y se acabó.
Brujas tiene muy buen equipo y va ganando la serie; su portero Sequeira es muy seguro y adverso la tesis de que su defensa es floja. ¡Qué va!
Try, Geiner, Maitland, los dos Peña, Berny y Luis, los hermanos Scott (Jameson no podrán jugar); el juvenil Roy Smith, Paolo Jiménez y Randall Cubero que pueden jugar el carril izquierdo: Keylor Soto, líbero y medio de marca; sobra gente de capacidad en esa retaguardia para soportar el vendaval generaleño.
Y Pérez no tendrá a País, a quien probablemente suplirá Kenneth Solano, de manera que la serie está abierta.
En la otra semifinal, el técnico del Herediano, Salvador Ragussa asegura que su equipo se quita la desventaja de dos goles, sin problemas (vaya lío), mientras que Johnny Arce nos envió un comentario sobre Puntarenas, que dice.
“Sería bonito que Puntarenas quede campeón, en un año donde las 'luminarias' de la Selección y de los equipos 'grandes', que ganan cientos de millones al año defraudaron al país, mientras estos 'labriegos sencillos' que apenas han recibido su sueldo y parte está atrasado, lo han dado todo. Eso se llama hambre de triunfo y es lo que los 'grandes' jugadores de nuestro fútbol han perdido. Sería toda una lección”.

[email protected]