Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 7 Diciembre, 2009



Empecemos por el principio.
Fui testigo de cuerpo cercano y presente y que se me perdone el término, de la “gorriada” que un pachuco seguidor del Cartaginés, cometió sobre la cara del portero rojinegro, Alfonso Quesada.
El agresor vestía un “jeans blanco corto” y salió huyendo como un cobarde al segundo de su brutal acción.
Escribo de esto, porque escuché comentarios negativos sobre el comportamiento del joven portero manudo, quien tuvo bronca en Liberia y parece que desean encasillarlo como problemático. Ayer, mientras los brumosos festejaban con todo derecho ese final de orgasmo, Alfonso abandonaba el terreno de juego con cara triste hacia el vestidor; lo esperaba en la entrada, el otro arquero, Patrick Pemberton, cuando a espaldas de Quesada irrumpió el malhechor y lo pateó y le dio en la cara por la espalda.
Lógicamente los dos porteros reaccionaron, trataron de ir por el agresor pero los detuvo la multitud.
Del partido decir que Cartaginés ganó por méritos propios; su reacción en el cierre del torneo, tras un paréntesis tenebroso fue espectacular; su técnico entendió que ayer no cabían sus diez parejitas habituales y solo ordenó dos: Alvarado a Ureña e Hidalgo a Gabas porque estaba obligado a ganar el partido y lo logró.
Desde luego que el Cartaginés se aprovechó de un planteamiento que se transformó en equivocado de parte de Marco Cerqueira por el resultado final, pero que lo hubiesen alabado si Sergio Martínez no anota.
Tres centrales; cuatro volantes de marca y uno mixto, retrataron una formación de la Liga cauta, huraña, apostando al empate. Pagaron con la eliminación su mezquina estrategia. Las piernas, el pique y la velocidad se quedaron en la banca: Clark, Estrada y Argenis. Con Ureña enjaulado por el novato Alvarado, el Niko Solórzano no tuvo una sola oportunidad de gol.
Conocida la eliminación del Saprissa, me sorprende como se les olvida a la mayoría de mis colegas y a algunos de los entrenadores que sobrevivieron a la segunda fase, quien es el campeón nacional; porque el campeón nacional sigue vivo y se llama Liberia Mía. Entonces…¿cuál camino despejado, de quién y para quién?
Desde la temporada anterior, el campeonato no se resume a Saprissa y la Liga; es otro el monarca y ese rey, por si no lo saben, ayer se clasificó.

[email protected]