Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 29 Octubre, 2009



No fue hace mucho tiempo.
Fue en abril de 2008.
C.C. Sabathia y Clif Lee, los dos lanzadores que ayer abrieron la Serie Mundial de Béisbol, formaban parte de la rotación que los Indios de Cleveland presentaban a una temporada que lucía promisoria, después de que en 2007, la Tribu estuvo solo a un out de viajar al Clásico de Otoño.
En esa campaña, Eric Wedge, despedido a finales de la actual temporada, fue elegido “manager del año”; sin embargo y como canta Emmanuel, en 2008 todo se derrumbó y los Indios se fueron en un despeñadero que no se detuvo hasta que pegaron con el sótano de la División Central al final de la actual temporada.
Tras un 2007 exitoso, 2008 y 2009 fueron un desastre para la Tribu, que obligó a su propietario a bajar presupuesto y se inició la desbandada de sus mejores jugadores.
El primero en cantar viajera fue Casey Blake, que pasó a convertirse en la tercera base de los Dodgers; después se fue precisamente Sabathia a los Cerveceros, a quienes condujo a los playoffs, antes de pasar a los Mulos en fichaje multimillonario. Esto en 2008.
Para la actual campaña, la Tribu reforzó su “bulpen” firmando a un cerrador de lujo, Kerry Wood, de los Cachorros, y firmó a otro jugadorazo, Marc De Rosa, con la intención de hacer olvidar 2008, pero les fue peor.
Entonces, se presentó la catástrofe para los sufridos fanáticos de los Indios, cuando el gerente Marc Shapiro, por órdenes superiores, siguió desmembrando al club.
Después del Juego de Estrellas, el estelar Clif Lee junto al jardinero Ben Francisco fueron vendidos a los Filis; el jugador símbolo y capitán, el receptor Víctor Martínez pasó a los Medias Rojas; el primera base titular, Ryan Garko viajó a los Gigantes; De Rosa fue vendido a los Cardenales y uno de los mejores relevistas, Rafael Betancourt, viajó a Colorado; además, Carl Pavano pasó a los Mellizos.
Desde luego que traspasando tanto poderío, los Indios en los canjes se han llenado de talento; jóvenes que han sido entregados en manos del piloto dominicano Manny Acta, firmado el pasado domingo, después de ser “manager” de los Nacionales de Washington.
Queda el honor y el orgullo de que los Indios, un club pobre y de bajo presupuesto, nutre a los poderosos de talentos como Sabathia y Lee, dos de los grandes rostros de la Serie Mundial.

[email protected]