Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Sábado 22 Agosto, 2009



Tano no era nada malo para jugar al fútbol.
A quienes a lo largo de mi carrera profesional me han desacreditado por analizar el fútbol, sin “haber tocado nunca una pelota”, les voy a facilitar una corta lista de personajes, que me acompañaron en más de mil mejengas, centenares de partidos con el equipo del barrio (que cito en mi libro testimonial “Para Nunca Olvidar”) y decenas de partidos oficiales en categoría juvenil con Los Angeles, muchos domingos en las canchas anexas del Estadio Nacional, a la misma hora que don Ricardo Saprissa supervisaba aquel mar de uniformes morados que inundaban La Sabana.
El arquitecto Fernando Aronne, catedrático universitario (UCR), que por cierto era un porterazo; Guillermo Constenla, presidente ejecutivo del INS; el Dr. Francisco Pérez Gutiérrez, director del Hospital de Alajuela; el sociólogo Francisco Escobar, el periodista deportivo Luis Cartín Jr.; el empresario Antonio Alvarez (Taller Melo Alvarez); el industrial, José Fabio Pérez Merino (equipos de seguridad médica), me vieron jugar al fútbol y fueron algunos mis compañeros de equipo, desde 1955 hasta 1970, cuando el alcoholismo me sacó de las canchas.
Súmele, mi querido Johnny, ir al fútbol desde 1950 hasta 2009; 40 años de periodismo deportivo, mundiales, olímpicos, panamericanos, fraternidad, centroamericanos, en fin, que tendría que ser un bruto de marca para no poder comentar o analizar el fútbol.
Me agrada hacerlo desde este espacio; asisto a los juegos y los comento; critico y defiendo esquemas; cuestiono y apoyo los trabajos de dirigentes, técnicos y futbolistas. Es mi profesión.
Don Johnny pide “hacer un análisis más profundo de las deficiencias generales del fútbol tico”. Si me lo solicita, es que no es lector asiduo de mis notas, pues comentar esas deficiencias es pan nuestro de cada día en mis apuntes.
Don Johnny trasluce en su comentario una defensa del técnico Mauricio Wright, y manifiesta que uno de los defectos del fútbol nacional, es que existen entrenadores a los que un día les dijeron…”¿te gustaría ser entrenador?, y los nombraron directores técnicos”.
¿A quién se refiere don Johnny?
Concluyamos con esta otra joyita anónima, enviada ayer.
“Le escribo porque parece usted muy orgulloso de sus 4.800 notas escritas diariamente .... lamentable, ya que sí, para poder hablar con propiedad sobre algún tema hay que conocerlo a fondo y usted por lo que veo nunca ha tocado un balón de fútbol; esa costumbre de exponer los comentarios que sus lectores le escriben para criticarlos públicamente es una práctica muy pobre, sobre todo en un periodista que presume de tener casi 4.800 notas publicadas ..... en la comodidad de un escritorio o en un precario hay que tener objetividad sobre todo cuando se comenta sobre algo que se conoce solo desde afuera................Firma, Joe.
Qué curioso: Johnny y Joe. Amén.


[email protected]