Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Viernes 11 Enero, 2008

NOTA DE TANO


Cuando escribí los pronósticos del Grupo B para el Torneo Apertura, analicé, como lo hicieron muchos costarricenses que el Saprissa estaba solo para amarrar la punta.
El grupo se presumía más fácil y abierto para los morados que en el otro sector, donde se presentaban para disputar la cima tres clubes en apariencia más equilibrados: Liga, Herediano y Puntarenas.
De ahí que acertar que el Saprissa quedaría de primero en su grupo, no es ningún mérito. Estaba visto, a pesar de que Jeaustin Campos y los jugadores tricampeones nos hablen de lo difícil y laboriosa que les significó la conquista del título.
Donde se inició nuestro desbarajuste en los vaticinios fue cuando le asignamos a Pérez Zeledón el segundo lugar; pensamos que la continuidad de Johnny Chávez en su cargo y la presencia de los generaleños en varias instancias semifinales y hasta una final en recientes torneos, era suficiente para darles el segundo lugar de la clasificación. Fallamos por un peldaño; los guerreros del sur sí se clasificaron a la siguiente ronda pero en el tercer puesto, dejándole a Brujas el segundo.
Nosotros, en un pronóstico aparatoso, les dimos a los hechiceros el cuarto puesto, craso error, porque la verdad, no confiábamos mucho en que Mauricio Wright en su primera temporada como técnico, volara tan alto.
Mucho peor nos fue con el Cartaginés, al que le asignamos el tercer lugar del Grupo B y se hundió en el sexto.
La debacle de los brumosos y de su técnico Giovanni Alfaro, comentada y manoseada después de cada fecha de competencia, terminó sin una verdadera razón. Se dieron decenas de excusas pero lo cierto es que nadie dio una explicación clara y contundente sobre lo acontecido en el club de la ciudad de las brumas, hoy candidato firme al descenso.
Como ven, pusimos a Saprissa de uno, Pérez de dos y Cartaginés de tres y nos hundimos en el pronóstico, con idéntica intensidad con la que los brumosos se hundieron en la clasificación.
En el cuarto puesto sentamos a Brujas por lo ya narrado, pero quedó Liberia; lo de los liberianos no deja de ser curioso porque se presumía que con la inyección monetaria de Mario Sotela y el fichaje de connotados futbolistas del medio, la oncena de la ciudad blanca estaba lista para clasificar. Sin embargo, nos atrevimos a dejarlos fuera de la clasificación, al darles ese quinto puesto y, aunque quedaron de cuatro, tampoco se clasificaron. Por ahí nos apuntamos un medio acierto.
Santos de Guápiles fue el quinto de la clasificación y nosotros lo ubicamos sexto; de nuevo erramos por un peldaño que es una de nuestras características. Fallar por un puesto.
Y ya comentamos el fenómeno del Cartaginés, a quien supusimos “clasificable” y se atragantó en el sótano de la tabla.
Tras este nuevo fracaso como brujo adivinador, nos alistamos a publicar mañana los pronósticos del Clausura. ¡Tiemblen muchachos!

[email protected]