Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 3 Enero, 2008

NOTA DE TANO

Gaetano Pandolfo

Uno desearía una Costa Rica mejor pero no se puede.
Este fin de temporada comprendí con mayor vehemencia, que la conquista del título por el Deportivo Saprissa y la aceptación masiva que tiene El Chinamo entre nuestros compatriotas, encierra todos los anhelos.
El Monstruo campeón y la cantina abierta no dejan espacio a ningún análisis y mucho menos a la reflexión; los mensajes son claros, directos, contundentes.
El tico necesita emborracharse para ser feliz y con Saprissa campeón, todo lo relacionado a la Selección Nacional pasa a un tercero o cuarto plano.
El fútbol costarricense se resume a nuestro campeonato de papel.
La idiosincrasia del costarricense y su forma de ser se resume en los megabares, ahora metidos en el comedor de nuestros hogares gracias al rating.
En medio de la resaca de este par de acontecimientos en los que se encierran para casi 3 millones de costarricenses su forma de ser y su razón de vivir, se anuncia la segunda parte de ambos: el torneo Clausura que será repetición del Apertura probablemente con idéntico vencedor y los festejos en Palmares, estos sí con un agregado que les es muy propio: el motel abierto en la autopista que va y viene del lugar.
Reflexiono sobre el valiente joven que decidió presentar una acusación penal contra Jorge Nery Carvajal en un tribunal de justicia de nuestro país hace más de tres meses: ¿qué pensará de que ni siquiera le hayan dado curso a su demanda?
Tengo grabadas en mis retinas las escenas del autobús de la línea de pasajeros con terminal cercana a mi escritorio, que se vino para atrás y destripó mi auto, cómo se quitó “el tiro” el propietario de la empresa apoyado en su cuerpo de abogados, amparados en leyes e incisos que solo favorecen al infractor.
Costa Rica, jardín de América, Suiza centroamericana, donde las familias decentes habitan encerradas para que los delincuentes vivan libres.
Entonces, de cara a una nueva eliminatoria para buscar un espacio en el Mundial de Fútbol en Sudáfrica y plenamente consciente de que por respeto profesional volveré a escribir miles de palabras que formarán un círculo vicioso sin solución, sobre los repetitivos males que están incrustados hasta lo más profundo en el entorno de nuestro deporte favorito, dan muchas ganas de tirar la toalla y pasarse al bando de los chinameros y de la ultra; al fin de cuentas, los grandes vencedores en esta enferma sociedad.
A mitad de año estaremos en eliminatoria; un par de años después, Campeonato Mundial en Sudáfrica; puede que asistamos a recoger la tradicional cosecha de derrotas y en medio del trajín, más títulos para la ultra y los chinamos 2008-2009 y 2010.
¿Alguno a alguien tendrá ganas de sentarse a razonar?

[email protected]