Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Miércoles 19 Diciembre, 2007

Nota de Tano

Gaetano Pandolfo
[email protected]  

Cuesta acostumbrarse a la idea de que Herediano y Saprissa inician esta noche la disputa del título de campeón nacional, primero en la historia moderna de un torneo corto.
Quien gane el título será el primer campeón corto del fútbol nacional, dada la modalidad acordada por los asambleístas que pareciera no tuvo mucho pegue y ya se habla de volver al sistema anterior con solo un monarca por temporada.
La gran interrogante para el juego de esta noche le toca descifrarla al técnico del Herediano, Javier Delgado, quien es el encargado de ordenar y planificar la forma de juego de su equipo.
O se apunta al horrible —para el espectáculo— sistema que presentó el Herediano ante Brujas, o se decide por un fútbol más agresivo y abierto que es el que ansían sus aficionados.
Los seguidores del “team” están seguros de que hay nómina suficiente para írsele encima al Saprissa desde el arranque y no especular tanto con el resultado, y por eso quieren ver a su equipo alegre y dispuesto en zona de ataque, sobre todo en este primer partido en que son anfitriones y suman en casa, como ese largo invicto de nueve jornadas.
Lo que pasa es que Delgado es estratega cauto, reservado, prudente, que gusta más de organizar un partido sin riesgos y de pocas aventuras ofensivas, asunto que tiene que ver con su condición de jugador defensivo en su brillante carrera.
Nos da la impresión de que el Herediano que se presentará en la final contra Saprissa, será semejante al equipo que por la mínima liquidó a los brujos y no al que desean observar sus fanáticos.
No creemos que Javier abra a su equipo precisamente en la última instancia del torneo; la lógica le dicta que si llegó hasta ahí jugando a su manera, no tiene por qué cambiarla a la hora final y mínimo iniciará el juego de esta noche con la misma fortaleza que ha mostrado su equipo en defensa, la menos vencida del campeonato y aportará sus ya reconocidos ayunos ofensivos.
Saprissa es distinto; Saprissa siempre juega igual y siempre juega al ataque; son escasas las ocasiones en que Jeaustin Campos planifica un partido defensivo; lo hizo en Honduras ante Motagua y no le fue bien, de manera que para esta noche la incógnita sobre la ruta que puede seguir el primer juego de la final, no la aportan los morados, sino los florenses y de esta interrogante nace la expectación del partido.
¿Será el Herediano tan timorato ante Saprissa, cómo lo fue contra Brujas?
¿Habrá aprendido Javier de los últimos traspiés de su equipo en manos de los morados, bajo circunstancias favorables a los rojiamarillos?
¿Podremos mirar un Herediano bien distinto al de las últimas siete fechas, repleto de empates y escaso de goles?
Delgado tiene la palabra, porque Jeaustin siempre habla en idéntica sintonía.