Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 6 Diciembre, 2007

Nota de Tano

Gaetano Pandolfo
[email protected]  

Son muchos los seguidores del fútbol costarricense a los que no les agrada para nada la forma como se juega el actual campeonato y sobre todo la nueva modalidad de declarar dos campeones nacionales, uno por cada torneo, fórmula copiada básicamente de los campeonatos que se juegan en Argentina y México, cuyos torneos declaran dos monarcas por año.
Sin pretender dar la razón a quienes lo apoyan o a quienes lo adversan, es un hecho de que esta modalidad les permite con mayor facilidad a los clubes pequeños, o por lo menos no tradicionales, aunque sí históricos, lograr el título de campeón, que es lo que precisamente acaba de suceder en la Argentina.
Después de que San Lorenzo de Almagro, un club histórico y por el que sus fanáticos sienten intensa pasión, logró el título de campeón del Clausura 2006, le tocó ahora a Lanús, un pilar del fútbol argentino, ganar el Apertura 2007, su primer título de Liga en 92 años de historia.
Si este suceso deportivo no ilusiona a los seguidores de nuestro querido Club Sport Cartaginés, no habrá cuándo.
Dicen los analistas del fútbol argentino que Lanús se aprovechó de los altibajos de los habituales candidatos al título, como Boca Juniors y River Plate y de la irregularidad de los dos últimos campeones, Estudiantes y San Lorenzo para hacer realidad su sueño.
Bueno, quien quita un quite y en Costa Rica estemos celebrando dentro de pocos días la campeonización de Brujas, Pérez Zeledón o Carmelita, que, si se lo proponen, podrían pasarles por encima en las fechas cruciales que siguen del Apertura a los tradicionales Saprissa, Alajuelense o Herediano.
Bien podemos comparar dentro de las circunstancias de nuestro campeonato a Saprissa y la Liga con Boca y River y al Herediano con San Lorenzo.
Entonces… ¿Por qué no Carmelita, Pérez o Brujas pueden ser el nuevo Lanús del fútbol nacional?
Para lograr esta corona, Lanús fue a la Bombonera y empató con Boca uno por uno.
Tres días antes, el potente Boca Juniors había mordido el polvo contra el nuevo subcampeón del fútbol argentino, Tigres, y a River Plate lo golearon los tres clubes que ascendieron a la primera división esta campaña: Olimpo, Huracán y San Martín.
¿Por qué no una victoria de Pérez Zeledón en el Morera Soto y una eliminación del Herediano a manos del vencedor de la serie Brujas y Carmelita?
¿Es acaso invencible el Saprissa?
La mesa está servida para que irrumpa en el fútbol criollo un Lanús y este es un buen momento para que esa grata sorpresa se produzca. Lanús da el ejemplo a los clubes pequeños nacionales.
Hace 27 años el equipo de Lanús competía sin pena ni gloria en la tercera categoría del fútbol argentino tras dos descensos que marcaron su peor etapa futbolística e institucional.
¿Entonces?