Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Miércoles 5 Diciembre, 2007

Nota de Tano

Gaetano Pandolfo
[email protected]  

El sociólogo Carlos E. Sagot Esquivel nos envió un retrato que escribió sobre el fútbol nacional. Resumimos algunos párrafos.
“El fútbol es una expresión de la realidad social de un país. En la medida en que el cambio percibido por la población sea dinámico y constante en el tiempo, todas las actividades sociales culturales y deportivas que lo acompañan y que giran alrededor de él tenderán a cambiar.
En el caso del fútbol nacional, el nadadito de perro se apoderó de él hace muchos años. No hay inversión en estadios, gramillas en mal estado, un campeonato que premia al mediocre y un estadio nacional que fue construido en 1940.
No nos engañemos con la participación en los mundiales. Hemos asistido porque la organización en nuestra zona nos ha favorecido.
Observando los partidos del campeonato la participación en Uncaf y Copa de Oro, se llega a la conclusión de que el futbolista costarricense mantiene, como una constante, los siguientes defectos de juego.
1. No percibe el momento propicio del remate, ni conoce la fortaleza y potencia de sus piernas.
2. No juega de primera intención porque conduce excesivamente la bola. Esto hace que su juego sea lento lo que facilita la marca del rival.
3. Entrega el balón al contrario porque no levanta la cabeza para ver al compañero. Esto hace que las malas entregas que realiza faciliten que el equipo contrario recupere el balón y monte el contragolpe.
4. Es displicente para jugar. Le pone ganas, fuerza y técnica cuando quiere y no cuando su equipo lo necesita o el momento del juego lo requiere.
5. El remate de media distancia se convierte en patadón fuera del marco, porque no mide la distancia, dirección y potencia del remate. No observa la colocación del portero.
6. No utiliza la pared ni el taquito para sorprender al contrario.
7. Muchas veces es malintencionado en el juego. No respeta la integridad del contrario ni se comporta como un profesional.
8. En las jugadas de profundidad por los costados detiene su corrida (aun teniendo ventaja), para abusar del regate con el defensa, cuando debiera centrar de seguido al mejor estilo del fútbol europeo.
9. A pesar de que la FIFA lo castiga con expulsión, nuestros defensas marcan por la espalda, se barren por detrás y empujan al rival, generando faltas peligrosas cerca del área.
10. En posición de ataque cuando varios jugadores están sumados al contragolpe, el que lleva el balón remata de seguido a marco, (por lo general desviado) sin observar que talvez algún compañero puede estar en mejor posición para anotar.
11. En los saques de esquina, el cabeceo siempre lo hace hacia arriba, nunca hacia abajo de ‘piconazo’.
12. No le da buen tratamiento al balón. No lo cuida, lo protege, lo cubre, parece que le ‘quema’, lo cual hace que se lo quiten o lo sirva mal”.