Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Sábado 24 Noviembre, 2007

Nota de Tano

Gaetano Pandolfo
[email protected]  

La fecha es electrizante, no así el fútbol que practican sus actores.
La jornada 16 del tormentoso Torneo de Invierno, por lo que define, se puede calificar de excitante, nada que ver con el fútbol poco brillante que practican sus protagonistas.
La última fecha de la primera fase del campeonato, incita al delirio, pero es imposible en los graderíos de nuestros estadios, marearse por el vértigo de los partidos, totalmente inexistente.
Jornada emocionante de un balompié decadente; fecha culminante de un torneo inconsecuente.
Saprissa se juega en Cartago el primer lugar de la clasificación general.
Herediano se juega en Santa Bárbara, la cima de su grupo A.
Alajuelense espera una combinación de resultados, victoria suya en casa contra San Carlos y derrota herediana ante Carmelita, para ganar ellos el primer lugar.
Brujas no tiene vela en el entierro; gane o pierda en su visita a Pérez Zeledón, nadie le quita el segundo lugar del Grupo B, pero los generaleños están obligados mínimo a empatar para clasificarse.
¿Les sucederá a los discípulos de Johnny Chávez lo acontecido a la selección de Inglaterra?
Aun cayendo en su estadio contra los hechiceros, los guerreros del sur se pueden clasificar; tienen a Liberia y a Santos a tres puntos de diferencia, pero el gol promedio es ampliamente favorable a los generaleños.
Prácticamente Saprissa, Brujas y Pérez están clasificados; la fecha va a definir cuál club entre liberianos y guapileños se embolsa los ¢10 millones al cuarto lugar.
Carmelita se juega el partido de la vida en su cancha contra Herediano; si vence, clasifica; si pierde pero también son derrotados Puntarenas y San Carlos, igual clasifica.
Toros y chuchequeros lamentablemente no dependen de sí mismos para clasificarse; estarán pendientes de lo que suceda en Santa Bárbara; le rogarán al Herediano que tumbe a los carmelos y ver si ellos pueden con sus propios encargos.
La tarea se supone más pesada para los discípulos del invicto “carasucia” Juan Carlos Arguedas, que debe sacar el triunfo del Morera Soto. En el escritorio la tiene más fácil el Puerto, anfitrión del colero, la UCR.
Incluso en esta jornada caliente de un balompié más frío que los famosos pingüinos de Ricardo Arjona, hasta en el sótano se fuga un poco de calor.
Cartaginés con 13 unidades, espera al Saprissa y desea ganar para meterle cuatro puntos de ventaja a los celestes y jugar un Clausura menos traumático. Pocos visualizan el triunfo del benjamín en el Puerto.
En resumen, un fútbol mediocre le abre la puerta a una jornada relevante; viene un cierre dramático de un fútbol sin dramas; el torneo de los aguaceros cierra en medio de una lluvia torrencial de malas noticias; de repechajes no deseados y de descensos en escalafones, por dicha, también intrascendentes.