Logo La República

Miércoles, 12 de diciembre de 2018



NOTA DE TANO


Nota de Tano

Gaetano Pandolfo [email protected] | Sábado 10 noviembre, 2007


Nota de Tano

Gaetano Pandolfo
[email protected]  

Tanto que hablamos ayer del juego entre San Carlos y Puntarenas y finalmente se suspendió; tampoco van a jugar Cartaginés y Santos, pero sí lo harán en una nueva edición del clásico provincial, Herediano y Alajuelense, un partido que puede definir al ganador del Grupo A, sobre todo si son los florenses los vencedores.
Javier Delgado reconoce que este es el partido clave para amarrar la clasificación automática a las rondas semifinales, dado que una victoria impulsa al Herediano seis puntos arriba que los manudos, restándoles a los erizos dos partidos. Ahorita el gol promedio favorece a los florenses, de manera que la cima de este grupo queda cocinada con victoria rojiamarilla.
Siendo un juego clave para Herediano, es vital y trascendental para la Liga; los anfitriones aún perdiendo tienen opción aritmética de mantener la cima. En cambio el Alajuelense va al todo o nada; si gana alcanza a su rival con un juego menos, de manera que los números se ubicarían a su favor.
Los antecedentes de este par de equipos apuntan a un partido conservador; no vislumbramos una confrontación abierta a pesar de que Delgado y Carlos Restrepo cuentan con nómina suficiente para aventurar a sus dirigidos a un juego ofensivo.
El estratega colombiano es de escuela conservadora; arma a sus equipos con libreto de buena defensa y a Delgado le conviene sobremanera dejar las cosas como están en la tabla, de manera que un empate es más que conveniente. Si Herediano y Alajuelense igualan, a los manudos se les acaba el tiempo y el espacio de maniobra para dar caza al líder.
Presumimos que vamos a estar en presencia de un juego de pocas emociones; le toca a la Liga abrirse y buscar el triunfo respetando al espectáculo; muy poco de esto han logrado los rojinegros.
Me decía un viejo socio del club manudo, dueño de una reconocida agencia de viajes y fanático paciente de la divisa, que sentado al frente del televisor la noche del miércoles, fue tal el aburrimiento que le transmitía el juego Alajuelense y Puntarenas, que terminó mirando el vibrante encuentro entre Millonarios y América de México, con cinco goles y repleto de emotividad.
“Empecé con el control a cambiar de canal, un rato y otro; del Fello Meza al “Campín” de Bogotá y regreso a Cartago y la pura verdad, en Colombia hubo goles, emoción; ganaban los méxicanos 2-0, les empatan 2-2 ; el paraguayo Cabañas mete el 3-2 y entre manudos y chuchequeros, nada, nada, de nada”, nos recordaba el señor Sánchez.
Entonces, a ese fútbol tan gris que nos viene presentando la Liga, se va a oponer una estrategia de cálculo que va a ordenar Delgado, a cuyo equipo le conviene empatar, de manera que pronosticar un clásico provincial excitante resulta de sumo riesgo y de alto voltaje mentiroso. Como estaremos presentes en el Rosabal Cordero, me encantaría equivocarme.