Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Sábado 15 Septiembre, 2007

Nota de Tano

Gaetano Pandolfo
[email protected]  

Hubo dos partidos de fogueo.
Contra Honduras y ante Canadá. ¿Quiénes lo aprovecharon y a quiénes fogueó Hernán Medford?
El repaso de las alineaciones nos da la respuesta:
Se fogueó toda la retaguardia completa: el portero Porras; los cinco defensores: Myrie, Badilla, Cordero, Segares y Díaz y el volante de marca, Azofeifa.
O sea, siete jugadores todos con funciones defensivas aprovecharon el par de fogueos, gracias a que el entrenador los alineó de titulares y los jugaron completos, con excepción de Gabriel.
También jugó completos los partidos el volante mixto Walter Centeno (salió en el minuto 92 en el segundo juego). Sumamos entonces que son ocho futbolistas con funciones más defensivas que ofensivas los que aprovecharon los dos juegos de práctica.
¿Qué señal nos envía el cuerpo técnico con estas formaciones?
Que se está trabajando en defensa; que le es prioritario ordenar, reforzar, observar, corregir, probar jugadores con funciones defensivas para entrarle a la eliminatoria. Se están aprovechando los fogueos para reforzar y supervisar el sistema defensivo del equipo.
La otra parte, el resto, la otra mitad de cualquier equipo, pareciera que se va a dejar a lo que pueda llegar por el talento de Solís, un buen pase de “Paté”, una locura de Rojas, alguna genialidad de Ruiz, un tiro libre de Gómez, pero sobre todo, a lo que Alvaro Saborío pueda conectar en jugadas de bola muerta.
Ocho hombres fueron probados contra catrachos y canadienses; la mayoría de ellos serán titulares en el arranque de la eliminatoria.
Para cumplir con las otras funciones del seleccionado y que tiene que ver con la forma de llegar al marco contrario y meter goles (detalle creemos nosotros vital), el cuerpo técnico nos avisa que dispone únicamente de un centro delantero, que ya todos sabemos será Saborío aunque no meta goles y lo que puedan armar los enganches al lado de Centeno.
Oscar Rojas, Ronald Gómez, Alonso Solís y Bryan Ruiz disputan esas posiciones, con clara preferencia del entrenador por la “Bala”, un jugador de mucho roce, de mucho mundo que no se puede desestimar.
Entonces, a los ocho que jugaron los dos partidos completos en este fogueo, súmele a Gómez y Saborío y ya tenemos diez. Queda un campo, suponemos que para Solís.
Con una alineación que vaya con Porras; Myrie, Badilla, Cordero, Segares (Umaña), Díaz (Leo González), Azofeifa, Centeno, Gómez, Solís y Saborío, los costarricenses solo podemos esperar partidos como estos dos últimos: cerrados, ordenados en defensa, juegos de espera y no de ataque y pleno, por no decir repleto, de carencias ofensivas.
Vamos directos a una eliminatoria de muchísimo sufrimiento y riesgo que perfectamente la podemos perder, es decir, quedar eliminados del Mundial si el cuerpo técnico no aprovecha el poco tiempo que resta para probar detalles ofensivos más agresivos.