Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 13 Septiembre, 2007

Nota de Tano

Prueba, error y corrección.
De eso se trata.
También, por lo visto o sucedido a los novatos Marvin Angulo, Pablo Herrera y Willy Eras, sus convocatorias a la selección mayor son para acercamiento y conocimiento de grupo; tocar y oler el primer nivel, sin acción en la cancha. Eso hay que entenderlo y está correcto de parte del cuerpo técnico.
Probar que se puede empezar el partido contra Canadá con línea de cuatro, formada por Badilla, Cordero, Segares y Díaz y con el corpulento Roy Myrie como único y típico volante de marca.
Delante suyo o a su lado, depende la presión del rival, Azofeifa y Centeno; después un par de enganches ubicados en su pierna contraria, Bryan Ruiz (zurdo) por la derecha y Oscar Rojas (derecho) por la izquierda (esto sí que nunca lo hemos apoyado) y Víctor Núñez como ariete solitario.
Conforme se desarrollaba el partido, Medford por ratos volvió a su formación preferida, con líbero (Cordero) y par de carrileros (Myrie y Junior) y Azofeifa de contención. Todo esto forma parte de los fogueos; quizá los aficionados piden que juegue este o aquel y se preguntan por qué no dan minutos a otros, pero el cuerpo técnico está en lo suyo y ellos saben los propósitos de cada formación.
Nos pareció que Costa Rica retrocedió como equipo, si comparamos el partido contra Honduras; fue mejor la presentación de la tricolor ante los catrachos que ante los rojos. Eso sí, Canadá le puso más ganas al fogueo que los centroamericanos.
Tuvimos algunas fallas menores en zona defensiva y dos errores grandes, el de Segares (que eso le pasa a cualquiera) y el mal cierre de Badilla en la acción del gol rival.
No nos gustó el equipo en la medular; se falló en la recuperación de la pelota y fuimos lentos en marca; sabemos de la escasez técnica de Myrie y ayer la lentitud en marca de Azofeifa causó descalabros defensivos, bien resueltos más atrás por la soltura de Víctor y la buena ubicación de Badilla y Segares.
Hernán Medford debe apuntar que de nuevo se comprobó que si el rival nos presiona en la medular, nos asfixia y nos lanza para atrás. Canadá presionó mucho más que Honduras y Costa Rica no aprende a zafarse cuando el rival aprieta.
La Selección Nacional tuvo más volumen de juego de ataque contra Honduras. Ayer el portero canadiense disfrutó del entorno, hasta que el remate seco de Núñez lo sacó de la modorra.
Nos falta muchísimo en ataque y sería bueno que el entrenador vaya pensando en probar algunas “locuras” ofensivas que le den vida a la delantera nacional.
Por ejemplo: ¿Por qué enviar a la banca a Ruiz si juega Alonso Solís? ¿No pueden jugar los dos juntos, con Alonso en punta? Detalles tácticos como estos y muchos más, se pueden enviar a examen, porque si no le metemos volumen de juego a nuestro ataque, será difícil salvar la eliminatoria.

[email protected]